Provincia

Exigen a un centro comercial mantener “a pleno rendimiento” el ascensor

  • El Ayuntamiento responde a la queja de una usuaria en silla de ruedas que tuvo que ser evacuada

La joven de 21 años, Mariam Pérez Antonete, frente a la escalera del centro comercial. La joven de 21 años, Mariam Pérez Antonete, frente a la escalera del centro comercial.

La joven de 21 años, Mariam Pérez Antonete, frente a la escalera del centro comercial. / Jordi Landero (Lepe)

El Ayuntamiento de Lepe ha acordado exigir al Centro Comercial Marina Ocio, ubicado en la avenida de Andalucía de la localidad costera, a mantener operativo “a pleno rendimiento” el ascensor de dicha instalación mientras ésta “se encuentre en funcionamiento, o tan solo una de las actividades”.

Dicha decisión ha sido adoptada después de la reclamación que efectuó a finales de 2018 la familia de Mariam Pérez Antonete (21 años), una joven de Lepe que requiere el uso de una silla de ruedas para desplazarse por la ausencia de movilidad en sus extremidades inferiores como consecuencia de la espina bífida que padece. La joven tuvo que ser evacuada la madrugada del pasado 25 de noviembre a cuestas y por las escaleras del centro comercial con una silla de ruedas manual que hubo que sustituir por la suya de baterías habitual al ser más ligera, después de encontrarse el ascensor desconectado tras celebrar su 21 cumpleaños en uno de los establecimientos hosteleros de dicho centro de ocio.

En la misiva enviada por el Consistorio lepero a la familia de Miriam, a la que ha tenido acceso Huelva Información, se explica que la decisión se adopta “tras examinar toda la documentación” del referido establecimiento de ocio, y porque mantener el ascensor en funcionamiento mientras haya cualquier actividad en el centro comercial “es un requisito indispensable para el correcto funcionamiento de las licencias otorgadas” al mismo.

Marian Pérez en la entrada del centro comercial. Marian Pérez en la entrada del centro comercial.

Marian Pérez en la entrada del centro comercial. / Jordi Landero (Lepe)

El Ayuntamiento lepero también ha hecho llegar la decisión a los responsables del establecimiento, cuya propuesta de solución ha desestimado. Dicha propuesta, según la misiva, se centraba en “colocar carteles de aviso de disponibilidad del ascensor en horario de madrugada, así como las personas y números de teléfono de los locales que tienen la responsabilidad de facilitar el uso del ascensor en esos horarios, señalando que estas personas tienen la formación y medios necesarios para facilitar el servicio”.

La madre de la joven, Mar Antonete Rodríguez, ha hecho una valoración “muy positiva” de la decisión finalmente adoptada y espera que a partir de ahora ni su hija ni cualquier otra persona con movilidad reducida, se vean obligadas a pasar lo que Mariam vivió aquella madrugada. Y es que según relató entonces Antonete, cuando su hija se dispuso a salir del centro comercial para regresar a casa, se topó con las puertas del ascensor cerradas y con dicho aparato bloqueado, por lo que quedó prácticamente “encerrada” en la primera planta. Su silla de baterías pesa 106 kilos, a los que hay que sumar el peso de la propia Mariam, lo que hace inviable su bajada por las escaleras.

Antonete Rodríguez aseguró visiblemente indignada que antes de iniciarse la fiesta de cumpleaños, su hija preguntó por este asunto y le dijeron que el ascensor estaría funcionando hasta la hora del cierre de los locales, que en este centro comercial está establecida a las cuatro de la madrugada. Dada la situación, explicó entonces Antonete, con la ayuda del propietario de uno de los locales, lo primero que hizo Miriam fue intentar localizar a la persona responsable del mantenimiento del ascensor, “pero no hubo forma”, por lo que “me llamó, me vine inmediatamente con una silla de ruedas manual, que es mucho más ligera que la de baterías y con la ayuda de la Guardia Civil, a la que también avisamos, y de varias personas más que se encontraban en el centro comercial, pudimos bajarla a cuestas por las escaleras, con el consiguiente peligro que ello supone para ella”.

Por otra parte señaló que tras el incidente, “la única explicación” que le dieron sobre el motivo del bloqueo del ascensor fue que “a partir de determinada hora de la madrugada lo cierran para evitar actos vandálicos”. Con la intención de que la cosa no se quedase así, unos días después del incidente interpuso una denuncia por lo ocurrido ante la Policía Local y otra en la Oficina Municipal de Información al Consumidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios