Cartaya

Presunta estafa a 300 jóvenes con una fiesta de Nochevieja que nunca existió

  • La velada para despedir el año debía celebrarse en el restaurante El Bosque de El Rompido, según se anunció en Instagram. Los supuestamente timados abonaron hasta 40 euros por entrada

Anuncio del precio de entrada de la velada. Anuncio del precio de entrada de la velada.

Anuncio del precio de entrada de la velada. / Instagram (Huelva)

La noche más mágica del año la quieres vivir rodeado de tus amigos. De barra libre. De buena música. De unas vistas impresionantes. ¿Pero dónde?. Espera que te doy una pista…”.

Con este y otros mensajes similares la red Instagram empezó a llenarse desde mediados de diciembre de anuncios que invitaban a asistir a la gran fiesta que, para despedir el año, se iba a celebrar en el restaurante El Bosque, a orillas del río Piedras y muy cerca de El Rompido.

Como decían otros mensajes: “Un lugar de fábula entre Cartaya y Punta Umbría rodeado de mar y vegetación. Un paraje ideal para despedir 2019. No te lo pienses”; y “Porque hay que entrar con buen pie al año nuevo y bailando hasta el amanecer en una ubicación fantástica, con unas vistas impresionantes, amplios jardines y a pie de playa”.

Nada más alejado de la realidad. La fiesta nunca llegó a celebrarse. Y cientos de jóvenes de distintos puntos de la provincia se quedaron sin su “noche más mágica” y, por el momento, sin el dinero que pagaron para ello. Entre 35 y 40 euros según hubiesen optado, o no, por el servicio de autobús que la organización fletaría para llevarlos y traerlos de la misma.

El propietario del restaurante asegura que han utilizado el nombre de su restaurante y que ha puesto el caso en manos de su abogado

Algunos de los jóvenes afectados consultados por Huelva Información aseguran que se trata de una “estafa” y así lo han denunciado ante la Guardia Civil, que ha abierto una investigación y que, hasta primera hora de la tarde de ayer jueves, acumulaba ya más de 20 denuncias por este asunto. Así lo indicaron ayer a esta redacción fuentes del Instituto Armado, que precisaron que con todas las denuncias, procedentes de distintos puntos de la provincia, se está instruyendo un mismo atestado que será puesto a disposición judicial.

En una de las denuncias, a la que ha tenido acceso este periódico, el joven denunciante, natural y vecino de Cartaya, afirma haber sido objeto de una “estafa” en la compra de unas entradas para un cotillón de Nochevieja que se iba a celebrar en El Bosque, del cual tuvo conocimiento a través de la red social Instagram.

Igualmente alega que adquirió una entrada por 35 euros, además de pagar otros 5 euros por el autobús, a través de la aplicación Bizum asociada al número de teléfono de una persona la cual, consultada igualmente por este rotativo, indicó haber interpuesto también denuncia como afectado ya que él y otros jóvenes fueron “contratados” como “relaciones públicas” para vender entradas. Preguntado por el destino del dinero aseguró que se le iba entregando a una “intermediaria” que se lo daba al “promotor” de la fiesta. Este periódico trató ayer de ponerse en contacto en repetidas ocasiones tanto con la “intermediaria”, como con el “promotor” del evento, encontrándose ambos teléfonos apagados.

Tanto el vendedor de entradas consultado, como los jóvenes afectados a los que ha preguntado este rotativo, afirman que podrían haber sido engañados “unos 300 jóvenes de Cartaya, Lepe, Punta Umbría, Aljaraque, Huelva y otros puntos de la provincia”.

Anuncio de la fiesta de fin de año. Anuncio de la fiesta de fin de año.

Anuncio de la fiesta de fin de año. / Instagram (Huelva)

Por su parte el propietario de El Bosque, que también fue preguntado ayer por Huelva Información, asegura que hace “así como un mes”, una empresa le pidió alquilar su restaurante para una fiesta de fin de año, a lo cual accedió por tenerlo libre esa noche.

Dicho empresario cartayero, que ha puesto el tema en manos de su abogado porque “han usado el nombre de mi restaurante”, explicó que “hicimos un contrato donde se estipuló que 15 días antes de la fiesta me abonaría el 50% de lo acordado, y antes de la misma el resto”.

No obstante, prosigue, “hace dos semanas quedamos para el primer pago y no se presentó nadie, ni nadie atendió el teléfono los días posteriores, por lo que supuse que todo había terminado, hasta que el día 30 me enteré que al parecer las entradas se habían seguido vendiendo hasta el día 29 de diciembre”.

El responsable de la empresa de sonido contratada por el promotor para la fiesta indicó también ayer a este rotativo que tras quedar en El Bosque el día 30 a las 13:00 para empezar el montaje del equipo “nadie se presentó, y nadie atendió mis llamadas”. Este diario trató de ponerse en contacto con el teléfono habilitado por el promotor que permanece apagado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios