Cartaya

El juez avala la salida de los vecinos de la Entidad de Conservación Nuevo Portil

  • La sentencia tiene carácter retroactivo y se podrán presentar reclamaciones económicas. Los socios pidieron su marcha tras cumplirse los fines fijados en la creación del ente

Localidad costera Nuevo Portil en la que se creó la Entidad Urbanística de Conservación. Localidad costera Nuevo Portil en la que se creó la Entidad Urbanística de Conservación.

Localidad costera Nuevo Portil en la que se creó la Entidad Urbanística de Conservación. / H. Información (Huelva)

Un grupo de vecinos ha dejado de pertenecer a la Entidad Urbanística de Conservación (EUC) Nuevo Portil. Así lo determina una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Huelva en la que declara del derecho individual de los vecinos a salirse de la entidad.

Un total de 64 miembros de la asociación Anti-Entidad presentaron en 2015 una demanda en la que solicitaban dejar de pertenecer a la Entidad de Conservación por entender que ésta había dejado de tener razón de ser después de veinte años de estar constituida, por lo que reclamaron su disolución o su derecho a poder abandonarla.

El Ayuntamiento de Cartaya (miembros de la EUC) denegó “tácticamente” la solicitud de los vecinos, por lo que éstos presentaron un recurso al entender que la EUC ya había cumplido los fines para los que fue constituida, puesto que el Consistorio había asumido la totalidad de los servicios urbanísticos de conservación y mantenimiento.

Desatado el conflicto, los vecinos decidieron en julio de 2016 disolver el ente y la propuesta de liquidación de bienes. Lo hicieron reunidos en asamblea, con un respaldo casi por unanimidad.

El Juzgado entiende que los integrantes individuales de la entidad tienen derecho a dejar de pertenecer a la misma una vez que ésta ha alcanzado y cumplido sus fines

Según la sentencia, no resulta discutible el derecho de los integrantes individuales de la EUC de dejar de pertenecer a la misma una vez que ésta ha alcanzado y cumplido sus fines y en concreto, una vez que la conservación de las obras de urbanización y mantenimiento de las dotaciones e instalaciones de los servicios públicos han sido asumidos por el Consistorio como es en este caso.

El fallo del juzgado tiene carácter retroactivo y se remite a la fecha en la que los vecinos presentaron su solicitud de salida de la entidad, con independencia de cuándo se inició el procedió de disolución, por lo que podrán presentar una reclamación económica. Contra la sentencia cabe recurso de apelación.

En mayo de 2016, el alcalde de Cartaya, Juan Miguel Polo, informó al Pleno de las gestiones municipales para promover la disolución de la Entidad de Conservación de Nuevo Portil, aspecto que debían dilucidar los vecinos, al ser quienes tenían la última palabra.

Posteriormente, el regidor envió un escrito al presidente de la entidad en el que le instaba a dar los pasos oportunos para la desaparación de la entidad a través de la convocatoria del consejo de administración, que debía aprobar dicha disolución con el respaldo del 80% de los vecinos que la integran.

La asamblea aprobó casi por unanimidad la disolución del ente

Finalmente los socios del colectivo, reunidos en asamblea, respaldaron casi por unanimidad la disolución con 946 votos a favor y 6 en contra. Desde hacía meses, los vecinos habían puesto en entredicho el funcionamiento de la entidad.

El origen de las quejas vecinales estaba en la “deficiente gestión” y en el mantenimiento de los servicios”, así como por el “agravio comparativo” que suponía para los vecinos de Nuevo Portil en relación a los del resto del municipio cartayero, al tener, en su opinión, que “pagar el doble” para recibir la mitad de servicios públicos municipales.

El proceso no estuvo exento de polémica y en él intervino incluso el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, que formuló una resolución en la que reclamaba al Consistorio cartayero información sobre la Entidad de Conservación y le recriminaba la falta de respuesta a los requerimientos realizados.

El proceso llegó a uno de los puntos más significativos cuando el Ayuntamiento rescató los servicios de jardinería y limpieza en el enclave costero. Tras este traspaso, tan solo quedó el servicio de vigilancia en manos de la entidad. Polo remitió entonces una carta al presidente de la misma para comunicarle que con la recuperación por parte del Ayuntamiento de los servicios de limpieza viaria y jardines, concluía la tutela urbanística municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios