Provincia

Cáritas Diocesana de Huelva denuncia "falta de respuesta" de las administraciones ante la "precariedad" de los asentamientos

  • Tras el último incendio ocurrido esta madrugada, reclama "medidas inmediatas" de acogida para los inmigrantes

Efectivos de la Guardia Civil, en la zona afectada por las llamas. Efectivos de la Guardia Civil, en la zona afectada por las llamas.

Efectivos de la Guardia Civil, en la zona afectada por las llamas. / Landero

Ante el nuevo incendio de esta madrugada en el asentamiento de Lepe (tercer siniestro de estas características en lo que va de semana) Cáritas Diocesana de Huelva denuncia "la falta de respuesta de las administraciones para atajar las condiciones de grave exclusión y precariedad que están en la raíz de unos sucesos cada vez más frecuentes".   Cáritas entiende que "no podemos seguir tolerando que esta realidad de los incendios en los asentamientos chabolistas de inmigrantes se convierta en un hecho cotidiano, sin que las administraciones locales adopten las medidas inmediatas de acogida que eviten que estas temporeras tengan en una chabola su única alternativa de alojamiento en la provincia de Huelva".  Ante esta situación, Cáritas Diocesana de Huelva urge a "los poderes locales" a asumir su parte de responsabilidad en la solución de esta realidad y a tomar en cuenta las constataciones que tanto esta organización como el resto de entidades sociales que componen la Mesa Por la Integración presentaron dentro del  informe sobre La realidad de los asentamientos chabolistas en la provincia.  

Cáritas Diocesana de Huelva  lleva años alertando y denunciando "la total vulneración total de derechos a la que se ven sometidas las más de dos mil personas que malviven en estos asentamientos chabolistas en campaña agrícola y que, a fecha de hoy, siguen poniendo rostro a una de las realidades de exclusión más escandalosas que se dan a nivel autonómico, nacional y europeo". 

Cáritas reclama a las administraciones la articulación con carácter de "máxima urgencia" de las medidas de acogida e integración de las temporeras para lograr que sucesos como el registrado anoche en Lepe dejen de ser noticia. Este compromiso con la defensa de la dignidad humana y la seguridad personal de los trabajadores temporeros que vienen a la provincia "es un reto humanitario que nos involucra a todos: fuerzas políticas, agentes económicos y sociales, organizaciones humanitarias, comunidades cristianas y ciudadanía". 

En febrero el Relator Especial de la ONU sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, Philip Alston, visitó los asentamientos chabolistas y describió que en “un asentamiento de migrantes en condiciones que rivalizan con las peores que he visto en cualquier parte del mundo. Están a kilómetros de distancia del agua y viven sin electricidad o saneamiento adecuado. Muchos han vivido allí durante años y pueden pagar el alquiler, pero dijeron que nadie los aceptará como inquilinos”. Las condiciones que observó en Huelva "son simplemente inhumanas", constató Alston. 

Cáritas Diocesana de Huelva recuerda que, por propia experiencia, saben que son posibles propuestas de acogida" imaginativas y humanizadoras". De ahí que expliquen que "estamos convencidos de que en manos de todos está evitar que estas situaciones de indignidad y vulnerabilidad se perpetúen entre nosotros ante la pasividad de muchos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios