Provincia

El Ayuntamiento distingue a Luisa Sosa y Julia Rufo

  • El Consistorio da a título póstumo las distinciones de Hija Predilecta e Hija Adoptiva

Visita a las ancianas del que fuera obispo de Huelva, José María García. Visita a las ancianas del que fuera obispo de Huelva, José María García.

Visita a las ancianas del que fuera obispo de Huelva, José María García. / juan a. hipólito

La fundadora de la Obra Social Jesús Nazareno en Nerva, Luisa Sosa Fontenla, y Julia Rufo Alcaide, protagonista de la novela Nunca faltaron flores de Carmelo Rufo, recibirán a título póstumo los nombramientos de Hija Predilecta e Hija Adoptiva, respectivamente. Se trata de la máxima distinción honorífica que concede el Ayuntamiento de Nerva en base a su Reglamento de Honores y Distinciones.

El Ayuntamiento de Nerva no otorgaba una distinción de estas características desde hace ocho años. En 2010, el pianista de reconocido prestigio internacional, Javier Perianes, y Francisco López Real (a título póstumo), un histórico del socialismo español, recibían el título de Hijo Predilecto, coincidiendo con la celebración del 125 aniversario de la Villa de Nerva. Ocho años antes, en 2002, nombraban a Sor Modesta como Hija Adoptiva de la localidad minera. A partir de ahora, Sosa y Rufo pasarán a formar parte de la lista de honor compuesta por nervenses tan ilustres como el primer alcalde de Nerva, Domingo Gil Vélez, el pintor Daniel Vázquez Díaz, el músico y compositor Manuel Rojas o el poeta José María Morón, entre otros.

Luisa Sosa, fallecida el 25 de noviembre de 2017 a la edad de 99 años, se encargó de cuidar a las ancianas y niñas más desfavorecidas de la localidad minera durante décadas. Por otro lado, el recuerdo imborrable de Julia Rufo, fallecida en 1980, perdura entre sus vecinos gracias a la filantropía y el altruismo ejercidos durante la época de la Guerra Civil.

Para el instructor de los expedientes y concejal de Cultura, Isidoro Durán, con estas nuevas distinciones se hace justicia a las destacadas cualidades personales y méritos contrayentes por ambas mujeres, en especial por sus servicios en beneficio de las personas más desfavorecidas y necesitadas, sobre todo, en tiempos convulsos, marcados por todo tipo de calamidades. "Los actos de infinita humanidad y la gran personalidad demostrada por estas mujeres a lo largo del tiempo han hecho que el pueblo les tenga en una alta estima y consideración", subrayó.

El Ayuntamiento de Nerva hará entrega de estas distinciones honoríficas, junto a las Torres de Nerva 2018, en el acto de Exaltación de la Villa que tendrá lugar en el salón de sesiones de la Casa Consistorial el 7 de agosto con motivo de la celebración de la emancipación de la localidad minera de Zalamea la Real hace 133 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios