Marisqueo

Asociaciones de mariscadores rechazan la veda de dos meses para la coquina

  • Los coquineros sostienen que se perderá toda la reserva de molusco que tiene el caladero en la actualidad. El colectivo entiende que con cuatro semanas sería suficiente

Coquineros en plena labor de captura de coquina en el litoral onubense. Coquineros en plena labor de captura de coquina en el litoral onubense.

Coquineros en plena labor de captura de coquina en el litoral onubense. / Josué Correa (Huelva)

Adelanto de la veda sí, pero dos meses de parada no. Esa es la postura que mantiene buena parte de las asociaciones de mariscadores que faenan la coquina a pie. Éstas habían propuesto a la Junta de Andalucía el adelanto del paro biológico debido a la escasa demanda y venta de marisco por el estado de alarma a consecuencia de la pandemia del coronavirus pero entienden que la duración de la parada es excesiva y que con un mes sería suficiente. Cuarenta y cinco días como máximo pero no más.

Según ha podido saber este periódico, las asociaciones tienen intención de enviar un escrito a la Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo en este sentido, y muestran su intención de volver a faenar transcurrido un mes desde el inicio de la parada.

Pesca ha adelantado en quince días la veda de la coquina, a petición del sector, para minimizar el impacto en las ventas por el confinamiento de la población, y ha acordado modificar para este año el periodo de la captura en el Golfo de Cádiz, que será del 16 de abril y el 14 de junio, ambos inclusive. Habitualmente, conforme a la normativa en vigor, la parada para esta especie queda establecida del 1 de mayo al 15 de junio, si bien existela potestad para adaptar estos períodos en caso de que el estado de los recursos lo permita o lo recomiende y previo asesoramiento científico.

Los mariscadores reconocen que fueron ellos los que solicitaron el adelanto de la veda, pero no para que se prolongara más tiempo del establecido sino para esperar a que se levante el confinamiento y las ventas vuelvan a recuperarse.

Los coquineros entienden que dos meses sin actividad es excesivo, porque ya se han producido continuos cierres del caladero en los últimos meses y por tanto no precisa de mucha regeneración. Es más en su opinión ninguna.

Los mariscadores reclaman a la Junta de Andalucía las ayudas pendientes por el cierre

Los mariscadores aseguran que las ocho zonas de producción de Huelva están “a rebosar”. Como ejemplo, afirman que en una hora se recoge la tara permitida de 25 kilos. Tal es así que incluso se desechan coquinas del tamaño mínimo permitido por unas más grandes.

Sostienen que si la parada dura dos meses se perderá toda la reserva que hay en la acualidad porque las capas de coquinas se superponen una tras otras y llegará un momento que “mueran todas”. “El caladero está abarrotado, como nunca se había visto antes en muchos años. Lo está desde Isla Canela a Doñana”, afirman.

Por tal motivo, insisten en la necesidad de poner faenar lo más pronto posible para “no perder” todo el marisco que abunda por la costa onubense y añaden que con las condiciones actuales este año no haría falta ni veda. Solo la escasa demanda hace que no salgan a diario a faenar. De hecho ni una cuarta parte de los mariscadores a pie trabaja con sus rastrillos en la captura de este bivalvo.

En este contexto, los mariscadores reclaman las ayudas establecidas por la Junta de Andalucía para compensar el cierre de las zonas de producción desde el pasado año por la presencia intermitente de la biotoxina DSP, motivo por el que apenas han podido trabajar. Recuerdan que durante todo ese tiempo sí han abonado el sello a la Seguridad Social para no perder su carné de mariscador.

Dos mariscadores seleccionan las coquinas recién capturadas. Dos mariscadores seleccionan las coquinas recién capturadas.

Dos mariscadores seleccionan las coquinas recién capturadas. / H. Información (Huelva)

Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible va a conceder ayudas a los mariscadores por el cierre del caladero por toxinas y de algas, según recoge el borrador de una orden, en el que se reconoce que ha provocado graves perjuicios a los profesionales y a las empresas del sector y que ponen en riesgo su continuidad y el mantenimiento del empleo.

Durante la campaña 2019-2020, el caladero de producción marisquera de coquina del litoral onubense ha sido objeto de continuos cierres por la presencia de la toxina DSP. Así, desde el 1 de junio de 2019 hasta el 30 de enero de este año, las ocho zonas coquineras que discurren entre las desembocaduras de los ríos Guadiana y Guadalquivir han estado cerradas por presencia de toxinas por encima del 50% de los días hábiles de pesca.

A las ayudas podrán acceder los mariscadores a pie que cumplan los siguientes requisitos: estar dado de alta en la Seguridad Social como autónomo, poseer la licencia correspondiente para realizar la actividad marisquera, acreditar una actividad mínima en las zonas de producción afectadas por el cierre de 30 días en el año 2019. La cantidad fija por beneficiario es de 1.900 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios