El rompido

La Asociación Náutica San Miguel concluye las obras de su marina seca

  • La entidad deportiva ofrece el único varadero autorizado de la ría

  • Los 226 socios aportan los 108.000 euros necesarios para la realización de unos trabajos que han durado dos meses

Parte de la conclusión de los trabajos de la marina seca de la Asociación Deportiva Náutica San Miguel. Parte de la conclusión de los trabajos de la marina seca de la Asociación Deportiva Náutica San Miguel.

Parte de la conclusión de los trabajos de la marina seca de la Asociación Deportiva Náutica San Miguel. / fotos: jordi landero

Casi cuatro años después de que fuese inaugurada en El Rompido la nueva marina de la Asociación Deportiva Náutica San Miguel, con la que se culminó en septiembre de 2014 la primera etapa de su proceso de reordenación y adaptación al Plan de Usos Portuarios de dicho espacio aprobado por la Junta de Andalucía en el año 2009, dicho club náutico concluyó a finales del pasado mes de junio las obras de su marina seca. Un hecho con el que se dieron por concluidas prácticamente todas las actuaciones previstas, salvo algunos pequeños trabajos que están pendientes de financiación.

La actuación, a la que solo resta ser recepcionada por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), ha tenido una duración de casi dos meses, ya que los trabajos se iniciaron en mayo de este mismo año para concluir a finales de junio y han requerido una inversión de 108.000 euros, aportados en su totalidad por los 226 socios con los que actualmente cuenta dicha entidad náutica.

La actuación de zonas verdes y aparcamientos ocupa casi 10.000 metros cuadrados

Los trabajos se han dividido en dos áreas. Por una parte una zona de aparcamientos, zonas verdes y de paseo y equipamientos, con una superficie de casi 10.000 metros cuadrados. En ella se incluyen dos aparcamientos: uno para los socios de la entidad, con 134 plazas, y otro de uso público con una treintena de plazas. Por otra parte se han edificado seis aseos con duchas y vestuarios. Por último se han adecuado amplias zonas peatonales y de acerado para uso público.

La otra gran zona concluida en junio, que abarca una superficie de casi 17.000 metros cuadrados, es el único varadero que por el momento cuenta con autorización de la APPA para operar en la ría del Piedras. Existe otro autorizado en el puerto de El Terrón (Lepe), pero ya en aguas más adentro del río.

El nuevo varadero de la ADN San Miguel cuenta con espacios para la reparación, botadura, salida y entrada de embarcaciones en el agua, y un carril externo para peatones. En el mismo se ofrece un servicio de limpieza para cascos de embarcaciones, pintura y mecánica en general.

Igualmente se han edificado en el mismo varadero un total de 60 cuartillos/almacenes para aperos y enseres náuticos y ha sido vallado perimetralmente además de instalarse en el mismo un sistema de seguridad con cámaras de videovigilancia.

El presidente de la ADN San Miguel, Tomás Sánchez Infante, valoró muy positivamente la conclusión de unos trabajos que se han acometido en primer lugar para adaptar las instalaciones a lo previsto en el Plan de Usos de los Espacios Portuarios de la Ría del Piedras, y en segundo lugar para ofrecer servicios más cómodos y modernos a los socios del club.

Sánchez Infante también quiso destacar que "todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo y empeño de los socios y a la buena gestión realizada por la junta directiva del club", al tiempo que subrayó que la actuación "permite restar presión a los vecinos de la zona, ya que se han habilitado espacios muy abiertos y zonas de esparcimiento y aparcamiento, abiertas al público en general, aunque ubicadas dentro de los límites de nuestra concesión". En definitiva, "se trata de una actuación que hemos abordado desde el club y de la que ahora se van a poder beneficiar todos los vecinos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios