HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia

Amplían las especies marisqueras que se pueden capturar en Huelva

  • La Junta permite la captura de longueirón en la zona de las marismas de Isla Cristina

Imagen de unas dragas de las que se utilizan para capturar mariscos Imagen de unas dragas de las que se utilizan para capturar mariscos

Imagen de unas dragas de las que se utilizan para capturar mariscos / M. G. (Huelva)

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible incorpora dos nuevas especies al listado de ejemplares que se pueden capturar y comercializar en las zonas de producción de moluscos bivalbos y otros invertebrados de las provincias de Huelva y Málaga.

En concreto, se otorga autorización para mariscar longueirón (Solen marginatus) en la zona de producción onubense AND 110. Marismas Islas Cristina Poniente. De esta forma, esta especie se sumas a las que ya estaba permitido capturar.

Por otro lado, se actualizan también los límites geográficos de cuatro zonas de producción ubicadas, en este caso, en las provincias de Cádiz y Málaga. Los técnicos de la Consejería encargados de la clasificación y vigilancia de estas zonas de producción realizan esta adaptación anual en base a las conclusiones de las evaluaciones sanitarias realizadas por el propio Gobierno andaluz para proceder a la declaración, modificación y eliminación de las zonas de producción de moluscos bivalvos, y atendiendo a la información existente sobre los bancos naturales de moluscos o las previsiones de actividad acuícola y extractiva para incluir o eliminar especies en las mismas.

Asimismo, en base a los datos microbiológicos recogidos a través de los controles oficiales de las diferentes áreas en los últimos tres años realizan una clasificación en diferentes categorías sanitarias que implican diferentes tratamientos previos al consumo humano, en función de cada tipología. Así, los productos procedentes de áreas clasificadas como zonas A pueden destinarse directamente al consumo humano tras su venta y paso por un centro de expedición.

Por su parte, el marisco capturado en las zonas B deben someterse a un proceso de depuración antes de cumplir con lo establecido para las zonas A; y para los alimentos de una zona C se suma, además de todo esto, la exigencia de someter los productos a una transformación previa.

Tras la adaptación realizada este año en base a los controles sanitarios e informes científicos, el listado de Andalucía contempla finalmente un total de 35 zonas de producción de moluscos bivalvos y otros invertebrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios