Tribuna

Grupo Foreños

La prosperidad no llama dos veces, ¿dejará pasar Huelva esta oportunidad?

Foreños es un grupo de personas independientes, libres de pensamiento, palabra y obra, y que trabajan a diario en muy diversas áreas de la sociedad onubense

La prosperidad no llama dos veces, ¿dejará pasar Huelva esta oportunidad? La prosperidad no llama dos veces, ¿dejará pasar Huelva esta oportunidad?

La prosperidad no llama dos veces, ¿dejará pasar Huelva esta oportunidad?

Desde el año 2015 se viene teniendo noticia de dos proyectos que podrían ser los más importantes del siglo XXI para Huelva. Comparables a lo que fue el desarrollo industrial en los años 60 y 70 del siglo XX en nuestra capital; pero, esta vez, sin impacto ambiental ni contaminación.

Huelva cuenta desde hace muchos años (más de 50) con el centro de experimentación de El Arenosillo (Cedea) en Mazagón. Este recinto científico-tecnológico necesita ser potenciado; se trata de un proyecto trascendental para poder acoger en su seno el lanzamiento de cohetes al espacio y el desarrollo, operación y certificación de RPAS (remotely piloted aircraft system o sistema aéreo tripulado por control remoto, comúnmente denominado dron) de medio y gran tamaño. Por otro lado, el proyecto de potenciación del Cedea requiere ser complementado con el proyecto CEUS (centro de ensayos para sistemas no tripulados); instalación científico-tecnológica que lleva siendo un anhelo para Huelva desde 2015. En esencia, CEUS será el primer aeródromo certificado para RPAS de medio y gran tamaño de Europa (hasta toneladas de peso), donde estas aeronaves puedan operar de forma segura.

Curiosamente, el problema que tiene parados estos dos proyectos no es económico, ni científico-tecnológico, sino político-institucional.

Ya han fallado intentos previos de que se hicieran realidad estos proyectos y estamos ahora en la última prórroga para que salgan adelante. Si dejamos que pase este tren habremos perdido una oportunidad de oro, probablemente la última para nuestra provincia; y no hay señales de que ni nuestras instituciones ni los grupos políticos que operan en ellas estén trabajando para su puesta en marcha, apostando por Huelva y correspondiendo de esta forma a sus habitantes, a cuyo servicio deben estar las instituciones, así como los políticos a sus votantes, que han puesto en ellos su confianza y esperanza. Muy al contrario, percibimos –como ha ocurrido en otras ocasiones– indiferencia y desidia, como si se hubiesen resignado a perder estos proyectos, optando por la indolencia más absoluta.

La iniciativa privada del sector aeroespacial español y europeo ha visto en el binomio onubense Cedea-CEUS, las dos plataformas donde invertir en los próximos años. Esto podría significar, para Huelva, miles de puestos de trabajo de alta cualificación y remuneración, así como un volumen de negocio para nuestra provincia, de cientos de millones de euros.

Las dos iniciativas privadas más importantes que necesitan de Cedea-CEUS son, por un lado, el del RPAS MALE europeo, de la empresa Airbus Defence & Space (consorcio formado por Italia, Francia, España y Alemania), que tiene como objetivo desarrollar un RPAS de media altitud y alta autonomía; y, por otro, la iniciativa de la empresa española PLD Space, que pretende lanzar cohetes al espacio desde territorio español, concretamente desde el Cedea en Huelva.

¿Por qué Huelva y no otro sitio de España o Europa? Pues porque por un lado sólo Huelva dispone de un cielo para hacer todo tipo de pruebas y ensayos de drones y cohetes sin interferir en el tráfico aéreo y, por otro, porque las instalaciones actuales del Cedea son únicas en Europa, tanto por equipamiento científico como por la experiencia de sus técnicos. A lo anterior, hay que sumar que si el proyecto CEUS se lleva a cabo, sería el primer centro europeo certificado para vuelo de drones; por eso Airbus necesita a CEUS para su proyecto RPAS MALE europeo (dron de 20 metros de largo y más de dos toneladas de peso), el cual arrancaría con un pedido de 300 aparatos, por un importe total en torno 10.000 M. euros.

Entonces, ¿por qué no se acomete ya el proyecto CEUS si se cuenta con el dinero, y además, la declaración de impacto ambiental (DIA) está aprobada y en vigor? Simple y llanamente por falta de impulso político-institucional, sobre todo desde Huelva, y concretamente desde la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

Creemos que esto es muy grave pues CEUS puede tener sus días contados incluso antes de nacer; la DIA expira, sin posibilidad de prórroga en octubre de 2020, de modo que si las obras no han empezado antes de esa fecha, CEUS, y lo que significa de desarrollo para nuestra provincia, se habrán perdido para siempre. Se ha de tener en cuenta de que se trata de obra pública, necesariamente garantista en procedimientos y plazos, lo que quiere decir, que para que las obras hayan comenzado antes de octubre de 2020, la fase de licitación ha de comenzar muy pronto.

Respecto a la apuesta económica por Huelva de la empresa española PLD Space, el volumen de desarrollo económico que puede traer a nuestra provincia es formidable. Su iniciativa científico -tecnológica- económica consiste en ser la plataforma privada europea de lanzamiento de cohetes al espacio, y pretende hacerlo desde Huelva, puesto que es el único sitio de la Unión Europea que reúne condiciones para este fin. Quizás, lo más importante sea que no se trata de un proyecto a años vista, sino que las primeras pruebas pretenden hacerse en el Cedea a finales de 2019, comenzando en 2020 la operación comercial, que puede llegar a ocho lanzamientos anuales, operando para países de todo el mundo y empresas privadas.

¿Dónde está el escollo para este proyecto privado? De nuevo en el plano político-institucional, y otra vez en la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Lógicamente, las empresas, para invertir en proyectos tan extraordinarios como los mencionados, necesitan de garantías jurídicas que, en este caso, pasan porque la Junta de Andalucía lleve a cabo una declaración de prevalencia del interés público-científico sobre el público-forestal en los terrenos del Cedea, y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial) los pueda adquirir. Realmente lleva operando allí desde hace más de 50 años, mucho antes de que existiera la Junta de Andalucía, aunque hasta ahora en régimen de alquiler. Esto permitiría a las empresas operar con las debidas garantías ahora y en el futuro, sin estar sujetas a los vaivenes de la política.

Basta ya de achacar responsabilidades a enemigos exteriores a nuestra provincia, o a intereses extraños y ocultos, o a supuestas personas o grupos que no desean el desarrollo de Huelva. La responsabilidad es nuestra, de la sociedad onubense, y si no reaccionamos urgentemente, si no luchamos por ello, si no vamos a tocar y exigir en las puertas de los que tienen poder decisorio, no conseguiremos que Huelva tenga algo que ofrecer a nuestras juventudes de hoy y a las generaciones venideras, nuestro mayor activo, y tendrán, irremediablemente, que seguir emigrando a otras ciudades españolas o extranjeras.

No entendemos cómo en medio de la campaña política en curso, no tenemos aspirantes que abanderen estos proyectos y que expliquen a la ciudadanía su impacto, asumiendo el compromiso de sacarlos adelante.

Huelva nos duele, Huelva nos debe doler a todos y a todas, también a ti. Ayúdanos por favor.Foreños: Ventura Camino Calderón, José Manuel Andújar Márquez, Benito de la Morena Carretero, Fernando Boccio Vázquez, Jesús Fernández Entralgo, Juan Luis González Fernández, Eduardo Martínez-Boné Montero, Arturo Robledo Strauss, Pedro Pérez González-Toruño, Alfredo García Díaz, Pedro Weickert Molina, Juan Carlos Martínez Cejudo, Francisco José Ábalos Nuevo, José Baena Rojas, Agustín González Sánchez, José Ignacio Ortiz Mera, Juan Pedro Bolívar Raya, Jesús Damián de la Rosa Díaz, José Luis Gómez Ariza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios