Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Tribuna

Diego Mora

Presidente de la Asociación Onubenses por una Sanidad Pública de Calidad

El Materno-Infantil, mucho más que un hospital

Desde ONUSAP hemos denunciado repetidamente los planes de nuestros dirigentes para privar a Huelva del que consideramos es el proyecto que supondría el pistoletazo de salida a la recuperación de nuestra sanidad pública: el hospital Materno-Infantil.

Una a una, hemos desmontado ideas tan peregrinas como situarlo en el Blanca Paloma, el Vázquez Díaz o el Infanta Elena, ideas que caen por su propio peso, a causa del peligro que supone para los pacientes y la necesidad de duplicar un personal que hoy día escasea.

Desde marzo, la Junta insiste en ubicar una especie de Hospital de la Mujer (ojo, sin Hospital Infantil) en la zona de Consultas del JRJ. Esto no solo dista mucho del proyecto inicial de Materno-Infantil, sino que limitaría el crecimiento de un saturado JRJ varias décadas más. La respuesta social ha sido tal que la consejera tuvo que rectificar en 48 horas, alegando que no habían sido conscientes de las graves deficiencias que sufre este hospital y manifestando, textualmente, que “había que haber empezado por ahí hace tres años”. Es decir, pura improvisación.

Pero el Materno-Infantil se ha convertido en un símbolo para Huelva:

– Símbolo de desigualdad. El hecho de ser la única provincia que no dispone de lo que hoy día se considera un ideal para el manejo de la patología de la mujer y del niño vulnera la igualdad en materia sanitaria que consagran la Constitución o la Ley General de Sanidad, incumpliendo los principios de justicia distributiva y equidad en el acceso a los servicios sanitarios. No entendemos cómo en pleno siglo XXI persiste dicha desigualdad en una provincia donde se pagan los mismos impuestos que en el resto de Andalucía. Y llueve sobre mojado, ya que Huelva es la única provincia andaluza que carece de hospitales de alta resolución o especialidades como Cirugía Torácica, a pesar de tener elevadas tasas de cáncer de pulmón. Un compañero que pudo acceder a las más altas esferas del poder se expresaba así al llegar a la Junta de Andalucía: “Todo lo concerniente a Huelva lo he encontrado al fondo del último cajón de la última estantería del más recóndito despacho de la Junta”.

Huelva es también la única provincia sin chare o especialidades como cirugía torácica

– Símbolo de la politización de la sanidad: Una de las promesas electorales del actual presidente fue la despolitización de la sanidad. Sin embargo, la realidad es que se nombró un consejero que, sin bien era sanitario, procedía del Senado, y que ha sido sustituido por una enfermera, sí, pero con escasa experiencia profesional y que desde hace treinta años viene ocupando cargos en política municipal, en el Senado o en el Parlamento. Por otra parte, nuestra delegada en Huelva procede, asimismo, de la política municipal y el gerente del JRJ compatibiliza el cargo con el de concejal de su Ayuntamiento. Es entonces cuando surge el problema de elegir entre los intereses de partido o la obligación de procurar la mejor sanidad posible a los ciudadanos. Y deben ganar los intereses de partido porque solo así se explica que, mientras la consejera anuncia la chapuza de colocar el Materno en Consultas Externas, no sean capaces de sacar a la luz los informes internos existentes que demuestran lo inapropiado del proyecto. Peligran las carreras políticas.

– Símbolo de mediocridad: la mediocridad de una clase política que cree que un proyecto amplio, vanguardista y con visión de futuro es algo “sobredimensionado” para Huelva. La misma mediocridad que nos condena a seguir conviviendo con residuos peligrosos “para no enredar”, que desprecia su patrimonio arqueológico o construye un simple apeadero en vez de una estación ferroviaria del siglo XXI. La misma mediocridad de nuestras comunicaciones con el exterior o nuestros proyectos urbanísticos.

– Símbolo de un ideario político: el ideario de quien no cree en la sanidad pública o de quien prefiere pagar millones a una empresa privada por el uso de un hospital que carece de las especialidades contratadas, antes que invertir en lo público. Un modelo que prioriza el beneficio de unos pocos sobre el bien común. El ideario de quien sólo concibe la sanidad pública como escaparate publicitario y apuesta por hospitales “de pandemia” semivacíos o rimbombantes anuncios de macro hospitales, pero siempre en otras provincias.

Por todo ello insistimos: Huelva merece y necesita un Materno-Infantil anexo al JRJ, amplio y con proyección de futuro. Basta ya de marear la perdiz. Basta ya de ningunear a esta provincia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios