Me he apropiado en el título de una frase de Francisco Umbral en la entrevista que le hizo Mercedes Milá para Antena 3 en el año 1993, con motivo de la presentación de La década roja. Fue la más famosa salida de tono de la historia de la cadena televisiva. Por lo demás, se considera que Umbral escribió cien mil artículos y publicó más de cien libros, mientras que el primero mío, Surcos de América, acaba de ver la luz con un conjunto de los artículos sobre temas americanos que han ocupado esta sección semanal de Huelva Información desde 2010. Además el vallisoletano, discípulo de Delibes, está reconocido como uno de los más originales prosistas españoles del siglo XX y yo solo intento escribir llanamente para los lectores de Huelva y para un puñado de personas que me hacen la merced de seguirme desde otros lugares. En mi favor, que soy consciente de mis limitaciones y que mi vanidad es minúscula comparada con el desmesurado ego del que fue articulista estrella sucesivamente en El País y El Mundo.

Hace nueve meses, en esta misma sección, escribí "Estoy gestando un libro". El domingo se presentó en la Plaza de las Monjas cerrando prácticamente la Feria del Libro. Fue un problema, aunque estimulante, que se desbordara el aforo de la caseta de presentaciones hasta el punto de que bastantes personas se quedaran de pie. Allí estaban buena parte de los artistas de la palabra y del pincel que han sido decisivos para que Surcos de América sea un libro grato de mirar, a la par que presenta una gama diversa de sus miradas, poéticas y plásticas, a América. José Luis Macías y Loli Bosque le dieron forma atractiva y elegante. Los rectores de las universidades de Huelva y Anáhuac México me hicieron el honor de prologarlo.

A Manuel José de Lara debo agradecerle sus generosas palabras de presentación; a María Ángeles Ponce, su recitado y lectura de breves fragmentos del libro; a Juan Sande, autor de la fotografía de portada, su labor para dejar testimonio gráfico del acto, y a todos los asistentes, y a los que hubieran querido estar y no pudieron, su benevolencia al valorar mi obra y los ánimos que me transmiten. Las gratitudes finales, para Huelva Información, que me permite asomarme cada martes a esta ventana privilegiada para comunicarme con sus lectores, y a la Fundación Caja Rural del Sur, siempre sensible a la vocación iberoamericana de Huelva y a sus manifestaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios