la tribuna

Manolo Gómez Marín

La recuperación de la fe después de la desilusión

El fútbol es taxativo en sus conclusiones: entre el bienestar y la inquietud solo media un resultado. La derrota ante el Real Murcia rompió una racha de cinco partidos sin perder y desconectó al Recreativo de su enganche a la zona del play-off de ascenso. Y en algunos sectores de la afición llegó el rebrote de la desazón, esa turbación interior hacia la incertidumbre. Y cuando hay un frenazo de esperanza, cuyo cumplimiento parecía especialmente atractivo, se presenta la ocasión de redimirse la jornada siguiente tras recopilar los errores y correcciones como pretexto para volver al incentivo.
El esfuerzo del equipo por superar la barrera por encima de la permanencia descubre sus carencias de despliegue y sus necesidades de contundencia ofensiva, que es una existencia efectiva visible, pese a la buena predisposición y los reajustes, de ahí que se manifieste los problemas de rendimiento en el área rival. Y no es ninguna novedad, ni ser reiterativo, sino ratificar esta discontinuidad del funcionamiento entre sus alternativas de rachas negativas y positivas, por eso está metido el Recreativo de lleno en la lucha por la estabilidad cuanto antes y después esperar acontecimientos si renta el mercado invernal.
Linares Deportivo, en descenso y ocho partidos sin ganar, activó una semana especial con la Copa para dotarse de vigor como preámbulo de resucitar ante el Decano, pero este encanto confunde al no medir el nivel del equipo inferior por sus emociones porque los exámenes están en su deficiente actuación liguera. David Campaña, técnico cedido tras llevar al Sevilla C, asume una revolución con riesgos ofensivos y desbloqueo defensivo por exigencias del guion. Y la realidad del Recreativo se supedita a proteger sus intereses y ser consciente qué tipo de partido a competir para olvidar la desilusión y retornar la confianza sin interrumpir el enlace de sus principios de permanencia. Heridos y con ganas de ganar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios