Hay cosas que no se detienen, pese a las circunstancias. Yo creí que la pandemia iba a dar un descanso a ciertos tema, como el fútbol. Pero no ha sido así. Aunque sin público en las gradas, tenemos competiciones nacionales e internaciones a diario, programas de radio y tele con comentaristas de horas de duración. Y todos tan contento.

Y es sin duda que como el título de aquella canción que en Benidorm premiaron a Julio Iglesia, cuando todavía estaba en el cascaron, pese a todo queremos que la vida siga igual, aunque no sea así.

Lo mismo ocurre con las asociaciones, grupos culturales, hermandades de penitencia, reuniones de diversas índoles. Por encima de todo seguimos luchando por continuar lo más normal dentro de esta absurda pero necesaria anormalidad.

Vemos con agrado como nuestras hermandades de Semana Santa, siguen trabajando plenas de vida, euforia y culto en honor de sus titulares.

En este triste noviembre alarmista, caótico, con pocas esperanzas de ver la luz final, me llega una noticia que me produce gran alegría: la Hermandad de Vera Cruz-Sagrada Oración de Nuestro Señor en el Huerto, se arranca, por fin, en una vieja y olvidada iniciativa para volver a tener su tradicional retablo en la parroquia de la Concepción. Los ánimos esta dispuestos. Esto es en principio lo mas importante. Lo demás irá llegando.

Quienes nacimos en el seno de esta cofradía onubense y hemos vivido toda su etapa de historia, pasando por todos los puestos de gobierno de la misma, podemos afirmar las muchas dificultades que un empeño como este de ahora entraña.

Siempre recordaremos aquel retablo dorado en la capilla que daba honor y culto a nuestras imágenes titulares. Los años y tal vez no haber acudido a tiempo, terminaron por matar la policromada madera, que tan bellamente lucia junto al altar mayor.

En el último cabildo informativo, celebrado hace pocos días, se ha presentado el proyecto de recuperación y restauración del antiguo retablo de nuestra capilla de la Santa Vera Cruz y Nuestra Señora y Madre de los Dolores, formándose una comisión encargada de poner en marcha tan esperado deseo que junto con el hermano mayor, José Carlos García, lo integran Diego Morón, José Antonio Márquez, Carmen Benito y Juan Ignacio Gómez, habiendo asistido a este cabildo la restauradora Inmaculada Garrido, elaboradora del proyecto.

En resumen, una buena noticia de ambiente cofrade, que pone de relieve ese sentido manifiesto de devoción y culto de nuestras Hermandades.

Muchas veces me pregunté dónde habrían ido a parar los restos del antiguo retablo. Hoy tenemos más que una respuesta, el deseo de todos los hermanos de la Vera Cruz y Oración en el Huerto de ver que la vida de su cofradía sigue latente y preocupada de su patrimonio artístico y religioso.

Que todo vaya bien y ¡adelante!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios