Análisis

Fernando Barranco Molina

Lucas Llanes Borrero: con la bandera de Huelva por todo el mundo

Lucas Llanes Borrero: con la bandera de Huelva por todo el mundo Lucas Llanes Borrero: con la bandera de Huelva  por todo el mundo

Lucas Llanes Borrero: con la bandera de Huelva por todo el mundo

Este ingeniero agrónomo nació en Huelva en noviembre de 1945. Hijo de Manuel Llanes Muñoz, ilustre perito Agrícola y un auténtico caballero, además de gran amigo de mi padre.

Conocí a don Manuel antes que a él, pero desde el momento en el que conocí a Lucas se forjó entre nosotros una gran amistad y un gran cariño que heredamos de la relación entre nuestros padres.

Con su padre tuve, además de lo anteriormente dicho, vínculos profesionales, ya que él también midió muchos terrenos, al igual que yo. Él hizo lo que a mí siempre me gustó y que yo llamo “Topografía romántica”.

Y de tal palo tal astilla. Lucas heredó el señorío de su padre y hoy es otro caballero que pasea por Huelva y por todo el mundo.

Lucas estudió desde pequeño en la Escuela Francesa, igual que yo, pero más tarde se marchó al internado de los Padres Salesianos de Utrera. Posteriormente se fue a Madrid a estudiar la carrera, la cual terminó en 1970. Desde entonces ejerció la profesión hasta hace solo cuatro años, cuando se jubiló en la Diputación Provincial de Huelva. Allí era el funcionario responsable de los Servicios Agrarios y director – fundador de la Granja Escuela, que fue en su tiempo centro modélico de formación profesional y de experimentación agrícola, pecuaria y forestal, donde se formaron muchos jóvenes onubenses.

Lucas compaginó su trabajo con múltiples proyectos, pero sobre todo estuvo muchos años investigando, lo que le sirvió para obtener muchos reconocimientos a nivel nacional e internacional.

No hace mucho un tribunal europeo le confirió el cargo de Senior International Tophy Judge del Consejo Internacional de la Caza y de la Conservación de la Fauna Silvestre. Y es que, sin duda, mi amigo Lucas es un entusiasta al que le gusta convivir con razas puras en Zambia, Etiopía, Zimbabue, Argentina, Canadá o Mongolia. Y a todos esos lugares llevó la bandera de Huelva y la del Recre, enarbolándolas siempre con mucho orgullo de ser onubense.

Hablar con Lucas es disfrutar con sus mil y una anécdotas de sus vivencias por las selvas del mundo y también de sus andanzas por los campos onubenses, por la Sierra o por el Andévalo. Su conversación fluida y amena me hace estar siempre deseando encontrármelo por la calle y sentarme a tomar un café y oírlo.

En la actualidad es profesor en el Máster en Gestión Cinegética que se imparte en la Universidad de Huelva, donde tuvo el honor de ser nombrado para impartir la lección inaugural. Este máster ya va por su novena edición y cuenta con un gran éxito de participación, así como un nivel de excelencia sin precedentes.

Se puede decir que Lucas ha pateado los cinco continentes y ha colocado nuestra bandera huelvana en todos ellos. Presume, por ejemplo, de haber izado la del club de fútbol más antiguo de España en lo alto del Monte Cook de Nueva Zelanda, en nuestras antípodas, el lugar más alejado en el globo terráqueo del Estadio Nuevo Colombino. Todo esto hace que tenga historias para contar en varios libros. En uno de ellos, que me regaló y dedicó hace quince años, titulado La caza en mi tierra y otros rincones del Mundo, aparecen fotografías de todo lo que ahora les estoy contando.

Sin lugar a dudas tengo que dedicarle unas letras a su encantadora esposa Mimi, a quien conozco también desde hace mucho tiempo. Me consta que lo apoya y acompaña en esta afición que le hace alejarse de Huelva en muchas ocasiones y que lo “cazó en la primera volá”, según dice el propio marido en su dedicatoria en el libro que acabo de mencionar.

Pero no es este el único libro que ha escrito, también hizo el titulado Manual de homologación de trofeos de caza mayor en España, que ya va por su tercera edición. De él escribieron: “El profesor Lucas Llanes ha verificado el rigor y la precisión que ha de tener un manual técnico”.

También escribió algo que está teniendo una gran repercusión en toda España. Se trata de una oración por la naturaleza de nuestra provincia. Es ni más ni menos que el Padre Nuestro del campo onubense, donde pasea en forma de rezo por los Picos de Aroche, las dehesas del Andévalo, las dunas de Doñana, La Contienda de Encinasola, los cerros de la Pata del Caballo, las lomas de La Alcolea o el canal del Padre Santo.

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Andalucía le otorgó la Medalla de Oro en reconocimiento a su dilatada e intensa trayectoria profesional, habiendo redactado y ejecutado la gran mayoría de sus proyectos en la provincia de Huelva.

Podría seguir escribiendo sobre el caballero Llanes, pero por razones de espacio tengo que terminar y no puedo continuar. Pero su dilatada vida profesional y humana daría para escribir, no un libro, sino una enciclopedia. Porque entre otras cosas, como es un hombre de talla, fue también un notable jugador de baloncesto en su época madrileña. Y lo de la talla en él tiene triple significado: su gran talla como persona, como profesional y por su altura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios