Cultura

La venganza del bárbaro

Multicines La Dehesa Islantilla, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T.O. 'Conan 3D'.- Producción: Estados Unidos, 2011.- Duración: 117 minutos.- Dirección: Marcus Nispel.- Guión: Thomas Dean Donnelly, Sean Hood y Joshua Oppenheimer basado en el personaje creado por Robert E. Howard Fotografía: Thomas Kloss.- Música: Tyler Bates.- Montaje: Ken Blackwell Intérpretes: Jason Momoa, Ron Perlman, Stephen Lang, Rachel Nichols, Said Taghmaouil, Rose McGowan, Leo Howard, Steve O´Donnell.

La atonía creativa de los guionistas de Hollywood y el afán de sus productores por volver a los grandes éxitos de otros tiempos, en ausencia de nuevas posibilidades comerciales, ha provocado que, como en tantos otros casos, vuelva uno de esos mitos entre los superhéroes intemporales de un cine épico, aventurero y fantástico. El personaje, creado por Robert E. Howard, contemporáneo y colega del famoso H. P. Lovecraft, escritor prolífico y de triste destino - se suicidó a los treinta años tras la muerte de su madre -, postergado y manipulado durante algún tiempo desde su aparición en 1932 y recobrado en los años setenta gracias a los cómics, cobró fama universal en 1982, merced a la versión cinematográfica del polémico John Millius y el no menos controvertido Arnold Schwarzenegger, como protagonista.

Ahora otra figura del músculo hipertrofiado, Jason Momoa, cuya carrera es muy parecida a la de su predecesor, es el quien encarna al heroico guerrero cimmerio. Estamos en la Era Hiboria y Conan ha de hacer frente a las fuerzas mágicas y extrañas que se le enfrentan, a las que ha de combatir sin compasión alguna. Su condición bárbara no menoscaba su capacidad de sacrificio y su empeño en hacer justicia. Ante el lecho de muerte de su padre jura venganza contra sus enemigos. En su lucha se enfrentará a rivales monstruosos y otros engendros horribles. Frente a toda esperanza Conan tendrá la convicción de salvaguardar a las naciones de Hiboria de la invasión de un mal sobrenatural.

La violencia domina toda la acción de estas nuevas hazañas de Conan en cuya visión cinematográfica se pretende una perspectiva quizás más barroca, más recargada, más incrementada de criaturas afines a la narrativa fantástica con propensión al relato feérico, profusión de brujas, hechiceras, hembras de prominencias exageradas, guerreros de voluminosas musculaturas y sortilegios secretos de orden hereditario en el forjado de las armas de combate. No procede la comparación con el precedente porque aquí todo parece más desmesurado de cara a esa tercera dimensión con la que se ofrece a las nuevas generaciones de espectadores para exacerbar al máximo los efectos de tan hiperbólico formato.

Jason Momoa, el actor hawaiano, el nuevo bárbaro, cumple correctamente con el talante del personaje y el género pulp en el que se inscribe esta realización de Marcus Nispel, efectuada con más torpeza que aciertos y sin el carisma del precedente a quien, sin duda, no puede superar. Tal vez ni lo haya pretendido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios