Cultura

El dolor de Gerald Brenan ante la guerra

  • El hispanista británico la contempló el conflicto con horror e incomprensión y lo plasmó en una serie de textos, que ahora han sido reunidos en un libro

El hispanista británico Gerald Brenan contempló con horror e incomprensión la destrucción y la muerte causadas por la Primera Guerra Mundial y lo plasmó en una serie de textos, muchos de ellos inéditos, que han sido reunidos ahora en un libro por la editorial andaluza Confluencias.

La primera parte son los llamados Diarios de la Gran Guerra, en realidad "fragmentos de cartas y de anotaciones de Brenan en el frente", señaló en una entrevista con Efe Carlos Pranger, prologuista y traductor del libro y albacea del legado del hispanista.

A partir de su trabajo con este material, Pranger comenzó a investigar si Brenan, además de lo que había escrito en su autobiografía, tenía otros textos sobre la Primera Guerra Mundial. Fue entonces cuando halló la segunda parte del volumen publicado por Confluencias, Relato de un superviviente, una descripción más pausada de sus vivencias en la Gran Guerra. "Consideré que serían dos textos que se complementarían muy bien, uno muy fragmentario, el de las cartas, y otro más cohesionado que es una especie de resumen general, el Relato de un superviviente", apuntó Pranger.

En esos textos se observa a un Brenan que muestra "incomprensión hacia la guerra y también está en proceso de incomprensión consigo mismo, porque se siente desubicado en el mundo, no sabe hacia dónde dirigirse y chocan esas dos incomprensiones y esos dos horrores". "Brenan formaba parte de una generación de jóvenes ingleses que pensaban que el mundo era un sitio de color de rosa, donde todo era muy seguro y muy fiable. Pensaban que ir a la guerra era como un partido de fútbol y se encontraron con las trincheras, los gases, los obuses y la muerte", resaltó el traductor.

Pranger ha acompañado los textos de Brenan de una introducción para situar al lector "y explicar algunas circunstancias que se van sucediendo en el libro y que pueden ser de difícil contextualización", además de añadir notas "para facilitar la lectura y la comprensión".

Considera que Brenan ofrece, especialmente en los Diarios de la Gran Guerra, una "mirada muy íntima y personal sobre sí mismo, porque escribe sin ningún tipo de cortapisas". "Es un libro muy especial, con un Brenan muy personal, en el que vas leyendo y a veces te enfadas con él, otras veces sientes simpatía y otras te preguntas qué pasaba por su cabeza. Es una lectura que no deja indiferente", ha resaltado a Efe Pranger. En una de las notas de esos diarios, fechada en abril de 1915, Brenan relataba la tragedia que vio con sus propios ojos:

"De pronto estalló delante de mis narices un obús, justo entre un grupo de niños, y caí de la bicicleta a causa de la onda expansiva o por la fuerza de la explosión. Mientras permanecí en el suelo algo aturdido, estalló un segundo obús cerca del primero. Me acordé de los niños y me levanté, pero no quedaba nadie". "Sin embargo, donde estalló el primer obús yacía un charco de sangre que fluía por el terreno hasta desembocar en un cráter. Vi pequeños trozos de tela, luego pedazos de carne, y finalmente la mano de un niño", añadía el hispanista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios