Cultura

Viernes flamenco onubense

  • El día comienza con la presentación del avance de un tributo muy especial a Paco y Pepe Isidro

  • El traslado de las actuaciones al Barrio Obrero abre el fin de semana por todo lo alto

La cantaora onubense Carmen Molina y su cuadro ayer en la apertura del escenario Quitasueños en el Barrio Obrero. La cantaora onubense Carmen Molina y su cuadro ayer en la apertura del escenario Quitasueños en el Barrio Obrero.

La cantaora onubense Carmen Molina y su cuadro ayer en la apertura del escenario Quitasueños en el Barrio Obrero. / m.g.

El III Festival Flamenco Ciudad de Huelva se adentró ayer en el fin de semana con protagonismo onubense casi absoluto. Flamenco onubense rescatado, nuevamente, de la tradición choquera, con Paco y Pepe Isidro, y de la actualidad más rabiosa, con Rafael Estévez y Carmen Molina, para abrir, además, a la ciudad, las actuaciones de cabezas de cartel en ese escenario ya emblemático que es el Quitasueños.

Fue allí, al aire libre de estas noches cálidas de octubre, donde Carmen Molina puso acento onubense con su cante ante un público que llenaba las sillas dispuestas ante el espacio del Barrio Obrero. De nuevo la magia recuperada de aquellas noches de Santa Ana en El Matadero, ahora relanzadas en el marco de un festival que crece un poco más con la aportación de jóvenes como la onubense, o el toledano Israel Fernández y el jerezano Joaquín Grilo, que completaron la terna del viernes noche.

La mañana fue también para la Huelva flamenca más pura con los Isidro, Paco y Pepe, padre e hijo, cantaores imprescindibles que estarán inmortalizados para siempre en una escultura realizada por Elías Rodríguez Picón que quedará emplazada en El Punto, en los jardines Paco Isidro.

El Ayuntamiento acogió ayer la presentación de la maqueta de la escultura, realizada en bronce a tamaño natural por el escultor onubense a través del estudio de fotografías conservadas por la familia. En la escultura, dijo la hija de Pepe y nieta de Paco, Eva Barrera, "les vemos a ellos y nos emociona profundamente".

Por la tarde, el bailaor onubense Rafael Estévez, director del Ballet Flamenco Andaluz, dirigió una masterclass en la Casa Colón que le deja más presente en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios