Cultura

Sonríe y derrapa que esto vende

  • Los dos intérpretes revivieron ante la Giralda una de las secuencias de acción que transcurren en Sevilla · Cruise se saltó varias veces el guión para saludar a sus fans

"A los periodistas americanos no les gustan las entrevistas cara a cara. Lo que vende allí es este tipo de espectáculo". Así explicaba Nieves Peñuelas, directora de comunicación de Fox Cine, el ritual promocional que se organizó ayer en la plaza del Triunfo ante la presencia de miles de fans, periodistas internacionales y distribuidores europeos. A saber: Tom Cruise embutido en ceñidos vaqueros y camiseta marca biceps -realmente este actor que ha crecido ante la cámara conserva un físico envidiable cercano a la cincuentena- aparece en el recinto acotado, sonríe, se acicala el pelo y saluda a las cámaras. Espera a que llegue su compañera de reparto, Cameron Diaz, al volante de un BMW. La estrategia consiste en revivir junto a algunos de los 200 periodistas de las principales televisiones americanas una de las secuencias de acción que transcurren durante los últimos 20 minutos de metraje que tienen lugar en Sevilla. La actriz recogía en su coche a los periodistas en el Archivo de Indias, los acercaba a la plaza Virgen de los Reyes, con derrape y sonrisa incluida ante la prensa local, donde Cruise esperaba para cumplir después con sus deberes promocionales, es decir, salir disparado en su moto -sin casco, exigencias del guión-, para librarse de los dos descapotables que le acechan, donde viajan más reporteros americanos. Y así desde las 11 de la mañana hasta algo más de las cinco de la tarde.

Esto es el show business que asegura la atención de las televisiones y medios internacionales para la première de la nueva película de la Fox. Un par de datos ilustran el interés que este tipo de espectáculos concita: sólo en España, todos los informativos nacionales del mediodía dedicaron una de las piezas del sumario a la imagen del actor derrapando en su moto a los pies de la Giralda y, según fuentes municipales, el de ayer fue el evento local para el que más prensa se ha acreditado en Sevilla, por delante de la boda real o de la Copa Davis.

Una imagen publicitaria que, dicen desde el Consistorio hispalense, vale un potosí. Valoraciones millonarias aparte, Cruise, que cumplió con sus contratos promocionales, se saltó durante la mañana varias veces el guión marcado para saludar a los seguidores congregados alrededor de las vallas de seguridad. A poco que se tuviera paciencia bajo el sol, ayer se conseguía una foto cercana del actor e incluso un autógrafo. Lo guardan ya como "como locas" el grupo de alumnas de 4º de ESO del IES Salvador Távora, del distrito Cerro-Amate de Sevilla, que ayer participaron en una insólita experiencia promovida por el Ayuntamiento: premiar con una visita al set acotado a una de las clases con mejor expediente de uno de los barrios del extrarradio sevillano. Andrea Salgado, Naomi Sotelo, Nuria Liñán, Miriam Navarro y Sara López tienen la firma del protagonista de Magnolia, Top Gun, Jerry Maguire, Algunos hombres buenos... Ellas lo prefieren en "El último samurái y todos los Misión imposible porque sale muy bueno", aseguraban tras haber llegado al éxtasis. Otros alumnos que difrutaron de una mañana insólita fueron los chavales, de entre 9 y 12 años, del colegio Blas Infante del distrito Macarena. Dentro de las clases de interpretación que reciben, y que han fructificado en una obra que presentan en el teatro Alameda, participaron ayer como espectadores del despliegue promocional de la película. "Esta mañana le han comentado que había varios colegios y estaba encantado con la idea", declararon fuentes municipales. Un gesto, el de acercarse a los más jóvenes, que fue recompensado con vítores y aplausos por parte de las más de 10.000 personas que ayer presenciaron este show.

Pero Cruise no sólo recibió piropos. Fueran reporteros ávidos de momentos de gloria o bien anónimos entusiastas con tiempo libre, entre todos le hicieron llegar al actor regalos typical spanish: un delantal de lunares, un toro y una gitana de peluche, una bandera de España o, incluso, un libro de cocina sevillana. Entre tanto halago uno se siente a gusto. Lo repitieron hasta la saciedad los representantes municipales y de la productora: "Está encantado, con la gente, con el clima, dice que Sevilla le encanta y que va a volver". El actor adora Sevilla. Y España. Y la selección. "Es un gran aficionado al fútbol y ha pedido un descanso para ver el partido", dijo la portavoz de Fox. El apoyo del líder de la Cienciología no fue suficiente para que los nuestros vencieran a Suiza. A veces sólo se gana en el cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios