Cultura

Salvador Sobral felicita a la UHU por su aniversario en el Gran Teatro

  • El músico luso despliega su intensa personalidad ante un auditorio abarrotado y entregado

Salvador Sobral en mitad de su actuación en la noche de ayer. Salvador Sobral en mitad de su actuación en la noche de ayer.

Salvador Sobral en mitad de su actuación en la noche de ayer. / alberto domínguez

La elcción era una apuesta segura y salió ganadora. El cantante y músico portugués Salvador Sobral ofreció un concierto en el Gran Teatro de Huelva dentro del ciclo organizado con motivo del 25 aniversario de la Universidad de Huelva, de los que permanecerán en el recuerdo. Con asistencia exclusivamente por invitación, el Gran Teatro vistió un lleno completo. El evento forma parte de un ciclo de conciertos conmemorativos que cuenta con la colaboración y patrocinio del Consistorio onubense, a través de la Concejalía de Cultura, Turismo y Promoción de Huelva en el Exterior, y de la Junta.

Y es que la personalidad del portugués, a pesar de su juventud, fue arrolladora. Valga un ejemplo; iniciado el concierto, introdujo su cabeza en la cola del piano y comenzó a cantarle a las cuerdas del mismo. Sin más, porque sencillamente pensó que así debía hacerlo. Salvador Sobral es una colección de gestos, de guiños permanentes hacia sí mismo, a su manera de entender la música y la propia vida. Lo que es indudable es que conecta desde el primer minuto, sobre todo si el público se entrega como sucedió en la noche de ayer.

Su momento de reconocimiento mundial llegó apenas el año pasado cuando gana con Amar pelos dois el Festival de la Canción portuguesa, que le implica representar a su país en el Festival de Eurovisión. Salvador Sobral arrasa con la mayor puntuación jamás recibida, y gana, por primera vez en la historia de Portugal, en mayo de 2017. En enero de este año recibe en Holanda el Premio EBBA al mejor músico emergente. También en enero es elegido como Personaje de la Cultura 2017 por la audiencia de Euronews.

Su nuevo disco Excuse Me, co-producido por el pianista Júlio Resende, el talentoso compositor venezolano Leonardo Aldrey y el propio Salvador, fue editado por una de las más prestigiosas discográficas portuguesas, Valentim de Carvalho.

Su ídolo Chet Baker, viajes por la bossa-nova así como por las dulces sonoridades de América Latina. Todo eso se pudo disfrutar ayer en el Gran Teatro de Huelva en una actuación que tardará en olvidarse y que no pudo ser mejor elegida para conmemorar una efémeride como el nacimiento de la Universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios