RAÚL RODRÍGUEZ. Músico y antropólogo cultural

"Presentar este trabajo en Huelva es como volver a casa"

  • El cantante y compositor expone en CubaCultura su faceta de estudioso de la raíces musicales

  • Acaba de producir el disco de su padre y trabaja en uno propio

El músico andaluz posa con uno de sus instrumentos para una imagen promocional. El músico andaluz posa con uno de sus instrumentos para una imagen promocional.

El músico andaluz posa con uno de sus instrumentos para una imagen promocional. / LUIS CASTILLA

Por las venas de Raúl Rodríguez corre sangre de artista. Su madre, Maribel Quiñones Martirio, es una de las cantantes onubenses más reconocidas internacionalmente. Con 44 años, el cantante y antropólogo presenta hoy en el Centro de Arte Harina de otro costal (22:00) Antropología de ida y vuelta, un trabajo fruto de años de estudio y viajes a África y América, en el que mezcla música y cultura.

-¿Qué podemos esperar de Antropomúsica de Ida y Vuelta?

-Presento una nueva metodología, una especie de disciplina intermedia entre la antropología y la música, lo que yo llamo antropomúsica. Baso mis canciones en las historias antiguas del siglo XVI y XVII, que cuentan parte de los orígenes de la música andaluza en el contacto con lo que llamo Caribe Afro-Andaluz, la zona cultural que engloba la isla, el continente y las costas andaluzas. También presento un nuevo instrumento, el tres flamenco, una mezcla entre el tres cubano y la guitarra flamenca.

-¿Cómo surge ese interés por el vínculo entre la música latina y africana y el flamenco?

-Cuando empecé a estudiar Antropología, empecé a tocar al mismo tiempo y estudiando me daba cuenta de los contactos históricos que hay entre la zona andaluza, especialmente el triángulo de Huelva-Sevilla-Cádiz con América, especialmente con Cuba. Posteriormente también encontré relación con la cultura africana en general, derivado del comercio de esclavos y la colonización. Se me ocurrió ir vinculando poco a poco estas historias que iba conociendo por los estudios con los orígenes más oscuros del flamenco en cuanto a qué músicas dieron origen al flamenco. Al trabajar sobre esas músicas llamadas protoflamencos, veo que ya existe una fusión histórica muy interesante y que para hacer música nueva es importante conocer la historia del pasado. Deberíamos saber quiénes fuimos para conocer quiénes somos y quiénes seremos.

-Ha estado en Huelva en varias ocasiones sobre el escenario. Su madre es onubense. ¿Qué siente por esta tierra?

-Siento un cariño muy especial, es la tierra de toda mi familia y es como estar en casa. Presentar este trabajo, que es fruto de muchos viajes tanto como músico como antropólogo, aquí es como volver a casa y enseñarle a mis amigos que me he encontrado por el camino.

-¿Cómo ha sido la acogida de su segundo disco, La raíz eléctrica?

- Muy bueno, he ganado algunos premios muy interesantes, por ejemplo, fue señalado como mejor disco nacional de World Music por la revista Mondo Sonoro, hemos estado en muchas listas de los mejores discos del año. Estamos haciendo muchos conciertos y aún no hemos parado de dar a conocer esta música.

-¿Qué supone para usted colaborar con asiduidad con su madre?

-Es una cosa un poco inédita en el mundo de la música, conozco pocos casos así, y es una experiencia muy bonita a nivel humano y artístico. Nos ayuda a mejorar nuestra relación y el hecho de que nos queramos tanto nos ayuda también a hacer mejor música. Hay una dosis de cariño añadido en cada canción.

-¿Tiene algún proyecto musical a la vista ahora mismo?

-Ahora mismo acabamos de terminar la producción del primer disco de mi padre, Juan Rodríguez Tacones, que es de San Bartolomé de la Torre. Lleva trabajando toda la vida como médico de Atención Primaria y siempre ha mantenido una afición por la música y ha compuesto desde los años 60. Ahora que se ha jubilado acabamos de producirlo y a la vez estoy preparando mi tercer disco en solitario.

-¿Quiénes son los artistas con los que le encantaría colaborar?

-Pues muchísimos artistas, aunque he tenido la suerte de haber colaborado ya con muchos artistas que admiro, como Jackson Browne, Chavela Vargas, o los veinte años que he pasado en la banda de Kiko Veneno, mis grandes héroes. Estoy tentando por mis recientes viajes a África en colaborar con músicos muy interesantes.

-¿Cree que actualmente los españoles somos conscientes del vínculo cultural y musical que nos une con Latinoamérica y África?

-Yo creo que no. Históricamente no hemos sido demasiado conscientes de la importancia que ha tenido América en nuestra forma de ser, tenemos una conciencia más colonizadora, de que nosotros le hemos enseñado muchas cosas, pero no tenemos realmente una conciencia justa de lo que ellos no han enseñado y hemos aprendido por la parte americana. Esto se puede ver muy bien en la música, se visualiza con mucha claridad, ya que nos ayuda a comprender que las razas no son tan puras, ni somos tan diferentes. Hay muchísimas cosas que nos unen y deberíamos de estar más atentos a los puntos que nos unen que a los que nos separan.

-Pero ahora gracias a trabajos como el suyo, sí nos acercamos más a conocer aquello que nos une culturalmente con los países americanos...

-Sí claro, y también con los países africanos. Con la música ahondamos, investigamos y tratamos de demostrar razones para entender que no somos pueblos tan diferentes.