Nerva

Prado ofrece un concierto con imágenes, en un escenario minero

  • Se evocará a varios artistas de la talla de Juan Ramón Jiménez o Picasso· Tendrá lugar el próximo sábado a las 22:00 horas en el poblado Corta Peña de Hierro

El entorno minero de la Corta Peña de Hierro será el escenario de lujo para la puesta en escena del concierto de piano audiovisual del artista de Nerva, Rafael Prado, que tendrá lugar el próximo sábado a las 22:00 horas. Este evento forma parte de las iniciativas culturales que organiza la Diputación onubense en el marco del circuito 'Zenobia Juan Ramón Jiménez Música para un Trienio' dedicado a extender la figura del poeta moguereño, por una veintena de municipios de la provincia. 'Noches a la luz de la Mina' es una propuesta musical innovadora donde a través de imágenes se pretende provocar en el espectador un deleite que trascienda al placer de la audición de piezas sinfónicas. Por ello, Rafael Prado ofrece una obra compuesta por retratos sonoros, donde el piano se encarga de orquestar el recorrido sobre la obra de varios artistas. Juan Ramón Jiménez comparte protagonismo, en las piezas de Prado, junto con Vázquez Díaz, Juan Cobos Wilkins, Picasso o Ayala, abandonando el hermetismo entre los fragmentos dedicados a cada artista, de manera que fluyan en la música las vinculaciones y experiencias compartieron durante sus vidas.

Rafael Prado, presentó ayer en Diputación Noches de Música a la luz de la mina, junto a la diputada de Cultura, Elena Tobar, y el alcalde de Nerva, Domingo Domínguez. El artista onubense destacó que este concierto supone un colofón a años de trabajo y dedicación a un conjunto de obras que ven la luz en un marco incomparable como es el del paraje minero de Corta Peña de Hierro. La acústica que ofrece este entorno le otorga una amplificación sensorial de su propuesta auditiva en la que la semántica visual adquirirá una sinergia con la sinfonía. Prado señala que la introducción de imágenes durante el concierto responde a criterios estilísticos y que no se intercalan de manera aleatoria sino pautada. En cuanto a las tendencias, Prado desliga el concierto de la vertiente clásica preceptiva del siglo XX y lo califica como una apuesta innovadora y arriesgada, que muestra desde otra perspectiva a grandes artistas, descritos a través de un lenguaje musical y visual que difiere del literario que ha sido el habitual para mostrar sus interioridades. Estas técnicas permiten introducir un metalenguaje musical al servicio de grandes figuras de la cultura andaluza, donde la temática del exilio socava las experiencias de cada uno de ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios