Cultura

Muere Karl Malden, un secundario de lujo en el cine clásico

Karl Malden, ganador del Óscar al mejor actor secundario en 1951, murió ayer a los 97 años por causas naturales. Famoso por sus papeles como contraparte de Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo y La ley del Silencio, ambas dirigidas por Elia Kazan, murió en su casa rodeado de su familia, según informó la Academia de las Ciencias y la Artes Cinematográficas de Hollywood.

Mladen Sekulovich, su verdadero nombre, nació en Chicago pero fue criado en una comunidad serbia en Indiana, donde trabajaba su padre. Con 70 años de profesión, el actor, recordado por su rostro de facciones duras y la particular forma de su nariz, logró la fama en las películas más clásicas del cine de Estados Unidos: a las dirigidas por Elia Kazan y El rostro impenetrable (1961), a las órdenes de Brando.

El actor, que el pasado mes de diciembre celebró siete décadas de matrimonio con su primera y única esposa Mona Greenberg -con quien tuvo dos hijos-, estableció una amistad en el teatro con el entonces desconocido Elia Kazan antes de que interrumpiera su carrera por la Segunda Guerra Mundial.

El intérprete fue el principal defensor de la entrega del Óscar de honor en 1999 al director de Esplendor en la hierba, recordado por delatar a sus compañeros durante la "caza de brujas" de los años 50. "Siempre he mirado su trabajo, no su ideología política", declaró por entonces. En la década de los años 1950, Malden se hizo famoso al participar en los grandes clásicos de la época hasta llevarse el Oscar por su papel de Mitch en Un tranvía llamado deseo, que protagonizaron las estrellas del momento, Vivien Leigh y Marlon Brando.

Su papel más popular en televisión fue como el teniente Mike Stone en la serie de los 70 Las calles de San Francisco, con un joven Michael Douglas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios