Cultura

El onubense Manuel José de Lara gana el XXVII Premio Salvador Rueda de poesía

  • El poemario 'Restos de colección' ha logrado la unanimidad del jurado

Manuel José de Lara Ródenas, premio Salvador Rueda de poesía. Manuel José de Lara Ródenas, premio Salvador Rueda de poesía.

Manuel José de Lara Ródenas, premio Salvador Rueda de poesía. / Huelva Información (Huelva)

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria (Málaga) ha anunciado el ganador del XXVII Premio Salvador Rueda de Poesía que ha recaído en el onubense Manuel José de Lara Ródenas, con el poemario Restos de colección, según informó Europa Press.

El premiado, de 56 años, recibirá un galardón dotado con 3.000 euros, la publicación del poemario por el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (Cedma), gracias al patrocinio de Fundación Unicaja y Añoreta Golf, además de una escultura del artista Jaime Pimentel.

La concejala de Cultura de Rincón de la Victoria, Clara Perles, ha destacado el nivel de las 38 trabajos presentados "y que dan prueba de la notoriedad de este premio, que cada año traspasa fronteras, recibiendo obras de toda la geografía española y de otros países como Cuba en la edición de 2019".

El alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, ha resaltado "la importante apuesta que realiza el Ayuntamiento por la cultura y las letras, la calidad literaria y la trayectoria de este consolidado premio de poesía, que supone una importante promoción internacional para Rincón de la Victoria". Asimismo, ha agradecido el apoyo y patrocinio de Añoreta Golf, Fundación Unicaja y Diputación Provincial "por su firme convicción con esta convocatoria".

De la obra ganadora, el presidente del jurado, Manuel Salinas, ha dicho que "se trata de un premio entregado por unanimidad que destaca por ser un libro muy representativo de las crisis humanas a partir de los cincuenta años, momento en el que se produce una verdadera representación personal íntima". Además, Salinas ha destacado "el uso de un lenguaje cotidiano, actual y próximo, que no pierde la nobleza del lenguaje lírico".

La presentación del fallo ha contado con el responsable de Publicaciones y Premios de la Fundación Unicaja, Francisco Cañadas, quien ha mostrado su satisfacción "por ser un año más patrocinador de la convocatoria que goza de un importante prestigio en el panorama literario nacional", junto al consejero delegado de Añoreta Golf, José Luis Acha, y la edil del Área de Bienestar Social y segunda teniente de alcalde, Elena Aguilar.

El jurado de esta edición ha estado compuesto por María Belén Molina y Antonio Gómez. El premio de la XXVI edición recayó en el granadino Ramón Martínez por Cuando la duda es certeza.

Manuel José de Lara Ródenas (Huelva, 1963) es doctor en Historia por la Universidad de Sevilla y profesor titular de Historia Moderna de la Universidad de Huelva. Académico de la Real Academia Sevilla de Buenas Letras, actualmente es director del Centro de Estudios Húngaros en la Universidad onubense. Ha recibido numerosos premios universitarios y es autor de las obras Religiosidad y cultura en la Huelva moderna y Un heterodoxo en la Huelva de la Ilustración, entre otros.

Después de El libro de las primeras inseguridades (1986), editado con 22 años, y la antología El río detenido (1996), Manuel José de Lara no había vuelto a publicar poesía, salvo lo que ha aparecido de modo disperso en revistas literarias. Este nuevo libro galardonado con el Premio Salvador Rueda y que ahora publicará la Diputación de Málaga supone, por tanto, la vuelta a la edición poética del autor tras 24 años de voluntario silencio.

Silencio editorial, que no de escritura, porque a lo largo de estos años no ha abandonado la producción poética, que es extensa aunque en su mayoría celosamente inédita. De hecho, el libro Restos de colección es un conjunto de 40 poemas elegidos de entre los escritos en la última década, en los que domina el verso libre, frente a lo habitual en su obra, que normalmente gusta de expresarse con formas y ritmos métricos. Temáticamente, se trata de una reflexión sobre la vida cotidiana y la fugacidad del tiempo, en un lenguaje directo y exento de barroquismo. La metáfora del título, como advierte el autor, se refiere a la necesidad de huir de lo previsto y clasificable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios