Cultura

El Louvre de Lens redescubre Mesopotamia a través de la primera escritura conocida

El Museo Louvre de Lens, en el norte de Francia, subraya desde ayer con una gran exposición que la primera escritura conocida surgió en Mesopotamia, así como la agricultura, las leyes y la historia, todo ello sobre un territorio amenazado en la actualidad, entre Siria e Iraq. La destrucción de ese patrimonio universal víctima desde hace años de la guerra y del tráfico de obras de arte se encuentra, de hecho, en el origen de esta muestra anunciada en marzo de 2015 por el presidente francés, Francois Hollande, quien la inauguró.

Hasta el próximo enero, Lens propone un impresionante resumen de 3.000 años de historia, desde el cuarto milenio a.C. hasta la conquista de Alejandro Magno en el siglo IV a.C., con restos procedentes de míticas ciudades como Nínive, Uruk, Lagas, Mari o Babilonia, en la exposición La Historia comienza en Mesopotamia.

Es un título "fácil" que evoca el nacimiento de la escritura en esa región, recuerda el hito que supone Mesopotamia en la historia mundial y es también un guiño al clásico de la historiografía moderna La Historia empieza en Sumeria, de Samuel Noah Kramer, explica la comisaria, Ariane Thomas.

Para dar a conocer esa civilización original redescubierta principalmente en el siglo XIX, el museo reunió 400 esculturas, estelas, bajorrelieves, bustos, paneles de ladrillos, fotografías, elementos arquitectónicos y decorativos, tablillas de escritura cuneiforme, joyas y objetos diversos, cotidianos y preciosos.

En su mayor parte, las piezas provienen del Louvre y algunas son tan conocidas como la estatua de Ebih II rezando, obra maestra del museo parisino que da su imagen al cartel y a la exposición de Lens, hallada en 1933 en un santuario dedicado a la diosa Ishtar situado en Mari, en la actual Siria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios