Cultura

Fallece a los 78 años la figurinista Yvonne Blake

  • Presidenta de Honor de la Academia de Cine, el ictus que sufrió el pasado enero le había obligado a abandonar su puesto

Yvonne Blake, al recibir el Premio Nacional de Cinematografía en 2012. Yvonne Blake, al recibir el Premio Nacional de Cinematografía en 2012.

Yvonne Blake, al recibir el Premio Nacional de Cinematografía en 2012. / efe

Un Óscar, cuatro premios Goya y el Premio Nacional de Cinematografía avalan la trayectoria de la diseñadora de vestuario Yvonne Blake, que ha vestido para el celuloide a estrellas como Audrey Hepburn, Sofía Loren o Christopher Reeve en Supermán y que dedicó sus últimos años a dirigir la Academia de Cine. Fue esta institución, de la que Blake era presidenta de Honor, la que informó ayer del fallecimiento en Madrid de la figurinista, a los 78 años de edad. El pasado mes de enero, Blake sufrió un ictus que le obligó abandonar su puesto, siendo sustituida por Mariano Barroso.

Británica de nacimiento y española por adopción y devoción, Blake (Manchester, 1940) se autoproclamó en su día "más española que Agustina de Aragón". Llegó a España en 1968, por motivos de trabajo, y se quedó por amor. Yvonne Blake diseñó el vestuario de medio centenar de producciones nacionales e internacionales, entre ellas, Nicolás y Alejandra, la historia del último zar de Rusia dirigida por Franklin J. Schaffner, por la que se llevó el Oscar en 1971, y volvió a ser candidata a la estatuilla cinco años después con Los cuatro mosqueteros, de Richard Lester.

Vistió a estrellas como Audrey Hepburn, Sofía Loren, Sean Connery y Christopher Reeve

Blake fue cuatro veces candidata a los BAFTA -una de ellas por Jesucristo Superstar- y dos a los Emmy, y logró cuatro Premios Goya: por Remando al viento (1988), de Gonzalo Suárez; Canción de cuna (1994), de José Luis Garci: Carmen (2003), de Vicente Aranda, y El Puente de San Luis Rey (2004), de Mary McGuckian.

El Ministerio de Cultura le concedió en 2012 el Premio Nacional de Cinematografía por volcarse en el cine español con "rigor, elegancia y creatividad". Fue la primera mujer no actriz en hacerse con este galardón, que compartió, puño en alto, con todas las mujeres "técnicas" del cine: "Nosotras también contamos", dijo.

Formada en arte, diseño y escultura en el College of Art & Design de Manchester, Blake se presentó en sus comienzos con su portafolio en Londres en la sede de la casa de vestuario Bermans, que colaboraba en las películas de la mítica productora de terror Hammer.

Tras hacer sus primeros pinitos en Bermans, llegó el momento de diseñar su primer vestuario para una película: con sólo 22 años se encontró vistiendo a Sofía Loren en La Venus de la ira (1966), de Daniel Mann.

Para Audrey Hepburn, en su opinión, la actriz más elegante, diseñó un espartano traje de abadesa que llevó en Robin y Marian (1976). Ava Gardner, Robert de Niro, Sean Connery o Elisabeth Taylor también han lucido sus diseños y ha trabajado a las órdenes de directores como Francois Truffaut, Albert Finney, John Sturges, Paul Verhoeven, Peter Bogdanovich o Milos Forman.

Pese al logro artístico de elaborar el vestuario de Supermán sin que pareciera "ridículo", aquel fue para Blake un rodaje "para olvidar", ya que no se entendió con su director Richard Donner ni con la actriz que hacía de Lois Lane, Margot Kidder.

El mundo de la cultura y la política se ha llenado de condolencias ante su desaparición, entre ellas, las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - "Vistió a superhéroes, heroínas, mosqueteros y a los grandes del cine. Los cinéfilos siempre la recordaremos"-; el ministro de Cultura, José Guirao, que destacó su "encomiable profesionalidad y rigor, por su amor al cine español"; o la actriz y cantante Ana Belén, que la describió como una "creadora deslumbrante".

A nivel más cercano, el realizador gaditano José Manuel Serrano Cueto también lamentaba la muerte de Blake, que realizó el diseño de vestuario de Pelucas: "Desolado por la muerte de Yvonne Blake. Enorme profesional, mejor persona aún".

Yvonne Blake asumió las riendas de la Academia de Cine en 2016. Fue la única "con huevos" para presentarse, según declaró en su momento. No sólo puso paz tras la salida de Antonio Resines, sino que logró atraer a nuevos miembros y rejuvenecerla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios