Cultura

Fallece el almeriense Jorge Rueda, el padre del surrealismo fotográfico

  • Era una de las grandes figuras de la fotografía de los años 70 en España · Nunca dejó indiferente a nadie con su actitud rompedora y visionaria

El fotógrafo almeriense Jorge Rueda, considerado el padre del surrealismo fotográfico, falleció e jueves en Málaga a los 68 años por una rápida enfermedad, apuntaba ayer Pablo Juliá, director del Centro Andaluz de la Fotografía y gran amigo de Rueda.

Con él desaparece un valor significativo de la Fotografía y la cultura andaluza, por su potencia creadora, su actitud rompedora y visionaria, por el surrealismo con que impregnó su vida cotidiana y profesional.

Nacido en Almería en 1943, marcó desde la dirección de la revista Nueva Lente los nuevos tiempos de la imagen y se convirtió en uno de los referentes ineludibles durante los años 80. Sorprendió a todos, enseñó a muchos y se le puede considerar el provocador y el aliciente de la fotografía española para acometer la contemporaneidad necesaria.

Considerado el padre del surrealismo fotográfico, Rueda creó imágenes cuando no existían los modernos programas de edición gráfica y fue autor de carteles de un fuerte impacto visual y un humor ácido y corrosivo.

Maldito en algunos círculos culturales por su extremado rigor, el paso de los años nos dio un Jorge Rueda con mucha profesionalidad y oficio, pero igual de rebelde y lúcido. Apoyaba con sus fotos y su discurso los argumentos creativos en beneficio de la fotografía, no podría haber sido de otra manera.

Desde los comienzos del proyecto Imagina, desarrollado en su tierra y que posteriormente dio paso a la creación del Centro Andaluz de la Fotografía, Rueda fue un referente indispensable. De la mano del también fallecido y anterior director del CAF, Manuel Falces, participó en muchas de las apuestas que el centro se planteó. La última, ya en la nueva etapa y con Pablo Juliá como director, fue en la inauguración de la nueva sede del CAF con una retrospectiva de su obra que tituló Human y que, posiblemente, sea la única exposición que abarca todas las etapas de su vida artística, pudiendo apreciar su evolución desde 1970 a 2007.

Jorge Rueda ha sido y es muy querido en el CAF y lamentan profundamente su fallecimiento. "También sentimos que no haya podido recibir el Premio Nacional de Fotografía, que merecía sobradamente. Su técnica cuidada y el empleo de un universo surrealista le han mantenido siempre en primera línea de la fotografía española", aseguraba ayer en una nota el CAF.

En el libro que acompaña a la exposición Human escribía: "Sigo teniendo muy presente que las ocultas leyes del azar no están nada dispuestas a que le adivines su intención. Y que todo plazo se acaba cumpliendo." Se va un genio y ahora es cuando comenzarán los homenajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios