Cultura

Búsqueda y hallazgo del amor a través de 'Idilios'

  • 'Huelva Información' y Grupo Joly publicarán el sábado esta obra inédita del poeta editada por La Isla de Siltolá, con el patrocinio del Puerto de Huelva, la Diputación y La Caixa

Cariño, esmero, y simbolismo desde la idea que brota hasta el fin de la impresión, justo el 30 de enero de 2013, noventa y siete años después de que el poeta embarcara en Cádiz rumbo a América. Como si se tratara de un Viaje definitivo, el blanco del pozo y el verde del árbol envuelven la cuidada edición que en febrero vio la luz de la mano de La Isla de Siltolá. Y en su interior, el olor a poesía. La que se escribe con mayúsculas. La de Juan Ramón Jiménez. Idilios es su nombre y alumbra en su interior 38 poemas de amor inéditos de un total de 98.

Con motivo del 30 aniversario del primer número de este periódico, Grupo Joly y 'Huelva Información' publicarán el próximo sábado una edición especial de este libro con el patrocinio de la Diputación Provincial, el Puerto de Huelva y La Caixa. La obra es la segunda de la colección que la editorial sevillana dedica al Nobel, inaugurada por Inmaculada Pelegrín, con su gardonado Cuestión de Horas, Premio Juan Ramón Jiménez 2012.

Escrito en Moguer en 1912 y wn Madrid en 1913 con los poemas de amor inspirados en Zenobia Camprubí y otros amores (aunque la totalidad del libro es por y para su esposa), el libro cuenta con prólogo de Antonio Colinas y con la introducción, edición y estudio de la profesora y experta juanramoniana Rocío Fernández Berrocal.

Javier Sánchez, escritor, traductor y colaborador en varios medios de comunicación, es el propietario y editor de La Isla de Siltolá. Consciente de la "aportación importante" que supone la publicación de Idilios, el gaditano asegura que se trata de "uno de los grandes libros de Juan Ramón". Lo tuvo claro en cuanto vio algunos de los poemas manuscritos. Quería publicar "algo grande" del moguereño y en aquellos versos se le reveló el poeta más puro.

Sobre todo, el editor destaca que se trata de un libro que tiene unidad y esa armonía de la que tanto hablaba el poeta. La primera parte, la que recoge los Idilios Clásicos, aglutina poemas dedicados a los amores pasados, mientras que la segunda, Idilios Románticos, recopila los inspirados en Zenobia. Pero ambas guardan, tal y como apunta Sánchez, "toda la esencia de la poesía de Juan Ramón". "No son tópicos, sino todos los elementos importantes como el agua, la luz, la vida o el amor. Los guarda todos. Más que un libro de amor se trata de un libro de poesía redondo. Apostamos muy fuerte por él y decidimos que no había nadie en España mejor que Antonio Colinas para hacer un prólogo bellísimo. Ni nadie mejor que Rocío Berrocal para hacer la transcripción con la ayuda de la familia y la edición minuciosa del resultado final", asegura el responsable.

Más allá de la distribución tanto nacional como internacional, de los mimos a proferir al autor o de la publicidad que se da a la obra, La Isla de Siltolá reivindica la calidad en un momento en el que se ha puesto de moda la edición digital y en la que se utiliza "un material barato" cuando, según afirma Sánchez, "en estos momentos de crisis lo caro se ha vuelto barato".

En su apuesta por el gusto y el estilo, el editor tenía claro que había que respetar la forma de editar del poeta, por lo que recurrió a la familia del Nobel, a la Fundación y a todos los conocedores de la obra de Juan Ramón. Así, esta edición de un libro inédito ha visto la luz como a Juan Ramón le habría gustado: "Estoy convencido de que él estaría tremendamente satisfecho con esta edición", asegura.

El poeta y premio Nobel de 1956 dejó iniciada la preparación de esta obra en las carpetas que se encuentran en la Sala Zenobia-Juan Ramón Jiménez de Puerto Rico con instrucciones muy claras para su publicación, como había diseñado toda su monumental obra. La última revisión y ordenación del libro la hizo en 1929 pero, como demuestran los manuscritos, siguió retocándolo en Puerto Rico.

En opinión de Sánchez, este libro ayudará a acercar la obra de Juan Ramón a una parte de los amantes de la lectura que no habían entrado en la órbita del Nobel por miedo, al sentir que se trata de una obra compleja y esencial. Pero aquí está "el Juan Ramón al alcance de todos".

"La gente se centra en la primera antología, en la segunda o en Platero. Y aquí te encuentras esos versos cortos, directos, con un lenguaje sencillo. Versos de amor pero sin abandonar ninguno de los elementos esenciales de su obra", explica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios