Cultura

Acosta describe en 'Más que caballos' la importante presencia equina en Huelva

  • La Diputación y la Fundación Caja Rural del Sur se unen para apoyar el libro con prólogos de Ángel Peralta y Álvaro Domecq

El ganadero Álvaro Domecq; el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios; el autor del libro, Manuel Acosta; y el diputado territorial, Ezequiel Ruiz, durante la presentación ayer de la obra. El ganadero Álvaro Domecq; el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios; el autor del libro, Manuel Acosta; y el diputado territorial, Ezequiel Ruiz, durante la presentación ayer de la obra.

El ganadero Álvaro Domecq; el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios; el autor del libro, Manuel Acosta; y el diputado territorial, Ezequiel Ruiz, durante la presentación ayer de la obra. / h. información

La Diputación de Huelva y la Fundación Caja Rural del Sur presentaron ayer el libro Más que caballos, escrito por el profesor de la Universidad de Huelva y doctor en Psicología, Manuel Acosta y coeditado por ambas instituciones a través del Servicio de publicaciones de la Diputación.

Según informa la Diputación, la obra recoge la profunda cercanía entre el autor y la naturaleza: la paz, la belleza, el sosiego. Sobre la figura del caballo, éste se engarza y confunde en dicha naturaleza y en paisajes pensados para montar: los humedales de Doñana, los pastizales del Andévalo, las llanuras del Condado.

El libro cuenta además con prólogo y epílogo de dos grandes figuras del mundo del caballo, Ángel Peralta y Álvaro Domecq, de los que este último estuvo en la presentación ayer del libro, en la Diputación Provincial. De Más que caballos se han editado 300 ejemplares, que en los próximos días llegarán a las librerías.

Para el diputado provincial Ezequiel Ruiz el libro cuenta "no sólo con una excelente calidad técnica sino que además llamará la atención del lector y de los aficionados por unas soberbias ilustraciones de Gustavo Domínguez". Ruiz señaló la pertinencia del libro de Acosta "a la hora de reflejar al caballo, uno de los animales más nobles del reino animal, junto a la naturaleza que nos rodea en la provincia y junto al hombre", lo que "aplaudirán los aficionados al mundo del caballo, que en la provincia de Huelva no son pocos", puntualizó el diputado.

El presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, como entidad que también ha colaborado en la edición del libro, felicitó a Manuel Acosta por "la imaginativa forma de introducirnos a todos en el variado mundo del caballo", y también a Gustavo Domínguez, por las ilustraciones que lleva la obra junto a Rafael Esteban Clares por la maquetación, no olvidando "la figura de dos grandes jinetes, Ángel Peralta y Álvaro Domecq, que en línea con el autor han descrito en sus palabras lo que supone sentir y amar al caballo".

Para García Palacios, es "una satisfacción ver impresa la obra porque va a quedar como lectura obligada para todos aquellos que ya vivan el mundo del caballo como para los que se quieran acercar al mismo".

El presidente de la Fundación Caja Rural del Sur agradeció "que se haya querido contar con la entidad para hacer posible la primera edición del libro, aunque estoy seguro que tendrán que venir más en breve porque lo que ha construido de manera tan poética es un canto seductor de lo que el caballo significa para muchos de nosotros", ha proseguido.

Para Manuel Acosta, autor de Más que caballos y doctor en Psicología, éste "no es una manual ecuestre ni un tratado científico sobre el mundo equino". Más bien, el autor lo define a modo de haiku japonés, con sentencias o reflexiones, aunando a través de sus páginas, tres principios básicos: la naturaleza, el hombre y el caballo.

El autor establece un paralelismo entre animal y jinete, una conjunción que es tan ecuestre como vivencial, y que sirve para que Acosta realice profundas reflexiones sobre los aspectos esenciales de la vida.

Llama la atención el perfil poético en todas las enseñanzas que bordean el conocimiento y doma del caballo. Manuel Acosta se sirve de términos que se podrían asociar fácilmente a la vida cotidiana y a la condición de las personas para establecer su equivalente hípico: familia, fuerza, fluidez. También la confianza o la competitividad como términos que se atribuyen a lo estrictamente humano, trasladados con naturalidad, delicadeza y ciertas dosis de lirismo, al paraíso de los caballos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios