Nerva La empresa anuncia el cierre del primer vaso del vertedero

Mundo

Irán anuncia el arresto de varios extranjeros, entre ellos un diplomático británico

  • La Embajada del Reino Unido niega la captura de su adjunto

El presidente iraní, Ebrahim Raisi.

El presidente iraní, Ebrahim Raisi. / Efe

El Gobierno de Irán anunció este jueves la detención de varios extranjeros, entre ellos un diplomático británico, por "actividades de espionaje", algo que negó la Embajada británica en Teherán.

"Los detenidos estaban implicados en actividades de espionaje, incluida la recogida de muestras de tierra en áreas prohibidas", informó el Gobierno iraní en un comunicado.

Las autoridades iraníes no indicaron cuándo se produjeron los arrestos o si siguen detenidas las personas implicadas.

El Gobierno sólo nombró entre los detenidos al adjunto de la Embajada británica en Teherán Giles Whitaker.

La Guardia Revolucionaria, que llevó a cabo los arrestos, afirmó que Whitaker visitó con su familia el desierto de Shahdad como "turista", donde recogió muestras de tierra en una zona cercana a unas instalaciones de prueba de misiles.

La televisión estatal mostró a última hora de la noche imágenes de Whitaker con otras personas recogiendo tierra en un desierto.

Sin embargo, el embajador británico en Teherán, Simon Shercliff, afirmó que Whitaker dejó Irán hace meses.

"Estas noticias acerca de que nuestro embajador adjunto está actualmente detenido son muy interesantes… Él abandonó Irán el pasado diciembre, al final de su destino", dijo en Twitter Shercliff.

El canal de televisión estatal mostró los pasaportes de otros detenidos, que son un investigador polaco y el marido de una diplomática austriaca.

Los medios iraníes acusaron a estas personas de espiar para Israel, el archienemigo de Irán.

El anuncio de los arrestos se produjo horas después de que Estados Unidos anunciase sanciones a 15 individuos "implicados en la venta y el envío ilegal de petróleo, productos petroleros y productos petroquímicos iraníes”.

Irán no puede vender petróleo ni combustible por las sanciones estadounidenses que pesan sobre el país.

La República Islámica de Irán ha sido acusada de usar a presos con doble nacionalidad y extranjeros como medida de presión o para intercambio de prisioneros con otros países.

En uno de los últimos casos, el francés Benjamin Brière fue sentenciado en enero a ocho años de cárcel por espionaje por tomar fotografías con un dron cerca de la frontera iraní con Turkmenistán y a ocho meses por propaganda contra el régimen.

A mediados de marzo, Irán liberó a los británicos-iraníes Nazanin Zaghari-Ratcliffe y Anoosheh Ashoori, ambos encarcelados durante años por delitos relacionados con el espionaje y la seguridad nacional.

Su liberación coincidió con el pago de una deuda de 400 millones de libras que el Reino Unido mantenía con Irán desde hacía más de 40 años por la compra de 1.500 tanques que nunca fueron entregados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios