Salud

La displasia de cadera, la enfermedad enemiga de los perros de raza grande

La displasia de cadera, la enfermedad enemiga de los perros de raza grande

La displasia de cadera, la enfermedad enemiga de los perros de raza grande

Muchos perros sufren enfermedades que pueden afectar en mayor o menor medida según la raza y la edad. Hablamos de la displasia de cadera, una condición ortopédica que afecta la articulación de la cadera, resultando en un mal desarrollo de la misma. Aunque realmente puede afectar a perros de todas las edades, razas y tamaños, lo más común en razas grandes y gigantes. Entender en qué consiste la displasia de cadera, sus síntomas, causas, consecuencias y qué razas son más propensas es crucial para el cuidado adecuado de nuestras mascotas.

Qué es la Displasia de Cadera y cuáles son sus síntomas 

La displasia de cadera es una malformación de la articulación coxofemoral, que es la unión de la cadera. En un perro sano, esta articulación debería permitir un movimiento suave y sin problemas, pero en perros con displasia de cadera, la articulación no encaja adecuadamente. Esto puede llevar a un desgaste prematuro, dolor y, eventualmente, a problemas más graves como la osteoartritis.

Los síntomas de la displasia de cadera pueden variar, y algunos perros pueden mostrar signos más evidentes que otros. Los síntomas comunes incluyen:

  1. Cojera o cojera intermitente: Los perros con displasia de cadera a menudo muestran cojera al caminar o correr.

  2. Dificultad para levantarse: Pueden tener problemas para ponerse de pie después de descansar o dormir.

  3. Rigidez: La articulación afectada puede sentirse rígida, especialmente después de la actividad física.

  4. Incapacidad para saltar o subir escaleras: Los perros con displasia de cadera pueden tener dificultades para realizar actividades que requieren movimientos de las patas traseras.

  5. Atrofia muscular: Con el tiempo, los músculos de las patas traseras pueden atrofiarse debido a la falta de uso normal.

La displasia de cadera puede ser causada por factores genéticos y ambientales. Las causas comunes incluyen:

  1. Factores genéticos: Algunas razas de perros son genéticamente propensas a la displasia de cadera.

  2. Nutrición inadecuada: Una dieta pobre durante el crecimiento del cachorro puede contribuir al desarrollo de esta condición.

  3. Rápido crecimiento: El crecimiento rápido en cachorros, especialmente en razas grandes, puede aumentar el riesgo de displasia.

  4. Peso corporal: El sobrepeso o la obesidad pueden agravar la condición y aumentar la presión sobre las articulaciones.

Si no se maneja adecuadamente, la displasia de cadera puede llevar a problemas más graves, como la osteoartritis. El dolor crónico y la pérdida de movilidad pueden disminuir significativamente la calidad de vida del perro.

Algunas de las razas más propensas a tener este tipo de enfermad son las grandes y gigantes como el Pastor Alemán, el Labrador Retriever, el Rottweiler y el Gran Danés tienen una mayor incidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios