Huelva

Cerca de 6.000 alumnos de escuelas infantiles abren la vuelta al cole en Huelva

  • La ocupación de plazas de la primera etapa de Infantil sólo llega al 58% de la oferta

Esta estampa se repetirá a partir de mañana con la vuelta al cole de los más pequeños.

Esta estampa se repetirá a partir de mañana con la vuelta al cole de los más pequeños. / H. I. (Huelva)

La vuelta al cole será mañana ya una realidad cuando las escuelas infantiles abran sus puertas. Los niños de la primera etapa de Educación Infantil, de 0 a 3 años, serán por tanto los que den el pistoletazo de salida a un curso lleno de incertidumbre.

En Huelva, están matriculados 5.866 niños, un total que incluye tanto a los centros adheridos al régimen de concierto con la Junta de Andalucía como a los públicos. La oferta de plazas era de 10.041, lo que supone una ocupación del 58%. Respecto al curso pasado, la oferta era similar, 10.022 plazas, de las que fueron ocupadas 6.456, es decir, un 64%.

La evolución en la matriculación de los últimos años dibuja una línea descendente que se acentúa en este curso, un curso marcado por la pandemia del coronavirus. “Los centros están preparados y vamos hacer todo lo posible por redoblar los esfuerzos necesarios”, asegura Blas Rodríguez, miembro de la Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía.

Para la organización de un ejercicio tan excepcional, la Viceconsejería de Educación remitió el pasado 6 de julio unas instrucciones relativas a la organización específicas para los centros del primer ciclo de Educación Infantil. El marco de estas instrucciones es el documento de Medidas de prevención, protección, vigilancia y promoción de la salud elaborado por la Consejería de Salud y Familias por la Covid-19 para los centros docentes no universitarios.

Los centros infantiles se organizarán en grupos escolares de convivencia

Mañana las escuelas infantiles abrirán sus puertas y para hacerlo posible, los centros han estado trabajando en la elaboración de un protocolo de actuación atendiendo a sus características propias, como marcaban las instrucciones antes mencionadas.

La clave para la creación de un entorno seguro, el objetivo primordial, es la organización de grupos escolares de convivencia, también llamadas burbuja. Dentro de ellos, los pequeños podrán “socializar y jugar entre sí”, prosiguen las instrucciones, “sin tener que garantizar ninguna distancia de seguridad ni usar mascarilla”. En este sentido, hay que recordar que la obligación de llevar este complemento es a partir de los seis años.

Cada grupo, además, ocupará un aula “y no se mezclará con los demás”. Los muebles, los juguetes y el material didáctico deben permanecer siempre en ese mismo espacio y “no se pueden compartir, intercambiar ni mover de un aula a otra”. Los grupos comerán preferentemente en sus aulas y en caso de tener que utilizar un espacio común, este no podrá ser utilizado por más de un grupo a la vez. Debe garantizarse la limpieza y desinfección entre los turnos. Toda la comida de la cocina del propio centro o suministrada por una empresa externa será entregada a la puerta de cada aula y los cubiertos se esterilizarán después de cada uso.

A cada grupo se le asignará tiempo para jugar al aire libre, pero los juguetes no se podrán compartir. Se lavarán las manos antes y después de salir del aula y los desplazamientos interiores hasta el patio se realizarán cuando no haya ningún otro grupo haciendo uso de los pasillos. Cuando el ancho lo permita, se establecerán normas de circulación de diferentes grupos al mismo tiempo.

A su llegada, el personal debe esterilizarse las manos, mediante el lavado o con gel hidroalcohólico. Para los miembros del personal el uso de mascarillas será obligatorio mientras se desplace por las instalaciones, una precisión realizada con posterioridad a las instrucciones del 6 de julio.

Para evitar las aglomeraciones en los accesos, cada centro deberán plantear una organización que “evite la concentración de personas y en su caso, garantizando el distanciamiento social necesario”. En el acceso al centro se procederá a la higiene de manos “con agua y jabón, cuando el niño o niña llegue a su aula”. Al tratarse de pequeños de 0 a 3 años, se desaconseja el gel hidroalcohólico por la tendencia de llevarse las manos a la boca. Tanto para los niños como para el personal, el lavado de manos con agua y jabón debe ser frecuente durante la jornada. En el caso de los primeros, la recomendación indica también el establecimiento de un horario específico.

La normativa establece también medidas de prevención para las entradas y salidas

La colaboración de las familias siempre es fundamental, más si cabe en unas circunstancias tan excepcionales. Las recomendaciones específicas para los padres establecen que midan la temperatura de los niños antes de llevarlos al centro y “en el caso de que tuvieran fiebre o presentaran alguno de los síntomas compatibles con la Covid-19 no deberán asistir” al mismo. Deben tener en cuenta que no se permite la entrada de carritos ni sillas, de modo que si se utilizan para desplazar a los pequeños, deberán llevárselos una vez dejen al niño en el centro. Tampoco podrán llevar juguetes de casa y cada niño deberá llevar “en una bolsa individual perfectamente identificable sus pertenencias de uso exclusivo (pañales, chupete, ropa de recambio...)”.

En cuanto a los momentos de sueño y descanso, a cada niño se le asignará una cuna, colchoneta o hamaca para su uso debidamente identificada. La ropa de cama será de uso exclusivo. En cuanto al cambio de pañales, el cambiador se desinfectará tras cada uso, también se hará antes si se usa uno fuera del área propia del grupo. Es recomendable que el personal use delantales y guantes. Los baños se limpiarán al menos tres veces al día y las superficies de contacto al menos dos diarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios