turismo

Un viaje para sentirse como en casa

  • Más de 800 viviendas en Huelva están inscritas en las plataformas de intercambio de hogares

  • Una de cada tres familias españolas no puede permitirse unas vacaciones

Bloque de pisos ubicado en la costa de Huelva. Bloque de pisos ubicado en la costa de Huelva.

Bloque de pisos ubicado en la costa de Huelva. / h.i

El intercambio de casas durante las vacaciones se ha convertido en una alternativa a los desbocados precios que presentan los diferentes alquileres turísticos. Esta práctica ha supuesto una auténtica revolución en el mercado turístico e inmobiliario al no producirse un intercambio monetario, como si ocurre en otras plataformas de alquileres de casas o habitaciones de hotel.

En Huelva y provincia, son ya 800 las viviendas que aparecen en estos portales como residencia para las vacaciones de otros clientes. Concretamente, en la localidad el número de intercambios ha aumentado un 230% este año respecto a 2017. Los usuarios que más visitan Huelva suelen ser españoles, franceses, irlandeses y daneses, según establece el portal Guesttoguest.

Entre las zonas más apetecibles de Huelva para los turistas destacan las relativas a la costa, como Punta Umbría, El Portil o El Rompido, que acaparan una mayor afluencia de usuarios que la capital en el tiempo estival.

Esta tendencia ha crecido considerablemente entre la población de Andalucía, que se erige como la segunda comunidad donde más extendida se encuentra esta práctica con 7.700 viviendas inscritas de las 35.000 que figuran a nivel nacional. Estos intercambios se multiplican por 2.5 cada año. Así lo atestiguan los datos de reserva.

En 2017 se reservaron un total de 35.000 noches en Andalucía, mientras que durante este verano solo en el mes de julio se llevaron a cabo más de 45.000. En total, tal y como señalan los datos recogidos por la plataforma GuesttoGuest, las reservas han experimentado un aumento del 50% este verano respecto al anterior. GuesttoGuest o HomeExchange son algunas de las plataformas que conectan a diversos usuarios procedentes de diferentes puntos de la geografía mundial con el objetivo de facilitar y gestionar estos intercambios.

La comodidad y la experiencia de vivir como un local son algunas de las razones que motivan a las familias a realizar este intercambio. Igualmente, el ahorro se presume como el factor más importante, pues según el Instituto Nacional de Estadística (INE), una de cada tres familias españolas aún no pueden permitirse unas vacaciones. Además, está permitido tanto a inquilinos como propietarios. Se presenta también para los clientes como una manera segura de viajar, pues el equipo siempre está disponible para casos de disconformidad o problemas derivados del intercambio.

Para poder participar de estos intercambios las plataformas dedicadas a tales prácticas establecen una serie de requisitos para garantizar a los clientes una estancia agradable. En primer lugar, es primordial una verificación de los documentos de identidad y domicilio de los usuarios que contacten con estos portales para dotar de una mayor seguridad al proceso de intercambio. En lo que a requerimientos específicos se refiere, el tamaño o las características que pueda presentar la vivienda no son fundamentales.

En este sentido, las plataformas piden que los que se inscriban sean lo más realistas posible, de manera que en el perfil deben añadirse aquellas cuestiones que puedan suponer un problema al cliente, como el pertenecer a un barrio ruidoso o que el único acceso al hogar sea a través de un coche. A su vez, la casa debe ser habitable y estar lo suficientemente limpia para que el turista disfrute adecuadamente de sus vacaciones. En caso de incumplir con la descripción el equipo se hará cargo de buscar una solución. Esta práctica comporta, así, una alternativa económica y agradable para aquellas familias que no pueden permitirse unas vacaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios