Tráfico

La velocidad se reduce a 90 kilómetros por hora en las vías convencionales

  • La nueva norma entra hoy en vigor en las carreteras de la provincia

  • Con ella se prevé reducir un 10% la cifra de fallecidos en este tipo de carreteras

Parralo y Gago, con la Guardia Civil de Tráfico ante la señal de la N-431. Parralo y Gago, con la Guardia Civil de Tráfico ante la señal de la N-431.

Parralo y Gago, con la Guardia Civil de Tráfico ante la señal de la N-431. / H. Información (Huelva)

La velocidad se reduce en las carreteras convencionales de la provincia de Huelva. La Dirección General de Tráfico (DGT), en el marco de la estrategia diseñada para reducir los accidentes de tráfico y sus consecuencias 2011-2020, culminó ayer en la provincia la colocación de la última señal de límite de velocidad a 90 kilómetros por hora en la N-431, una cita en la que estuvieron presentes la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, y la jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago. La nueva normativa entra hoy en vigor en las vías de estas características de todo el territorio nacional.

Límites de velocidad en vías interurbanas. Fuente: DGT. Límites de velocidad en vías interurbanas. Fuente: DGT.

Límites de velocidad en vías interurbanas. Fuente: DGT. / Dpto. Infografía

El primer objetivo de la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación es reducir la siniestralidad sobre el asfalto. De este modo, la DGT ha simplificado el cuadro de velocidades máximas: en las carreteras convencionales el límite será de 90 kilómetros por hora para turismos, motos, y autobuses, y de 80 km/h para el resto de vehículos.

En el caso de los autobuses, la limitación genérica a 90 km/h se permite por la baja siniestralidad de este tipo de vehículos, si bien aquellos que no estén dotados de cinturón de seguridad no podrán circular a más de 80.

La DGT prevé, como consta en el informe de impacto del Observatorio de la Seguridad Vial, que esta modificación en la norma reducirá "un 10% los fallecidos en estas vías". El 75% de los siniestros viales con víctimas se producen en estas carreteras con doble sentido de circulación y un solo carril por sentido.

La jefa de Tráfico en Huelva señala al respecto que en 2017 la velocidad inadecuada fue un factor concurrente en el 14% de los accidentes con víctimas, un porcentaje que el año pasado ascendió al 20%.

En 2017 de los 1.321 fallecidos en vías interurbanas, 1.013 perecieron en vías convencionales, "porcentaje que ha oscilado durante los últimos diez años en el intervalo 76-80%", confirma el Observatorio de Seguridad Vial de la DGT. Y la velocidad inadecuada estuvo presente en 400 de esos fallecimientos. Solo en las salidas de la vía con un solo vehículo se produjeron 367 y, en la mitad de los casos, había velocidad inadecuada. Además, el índice de letalidad –número de fallecidos por cada cien víctimas de accidente– de las carreteras convencionales es de 2,7, casi el doble al de autovías y autopistas.

El segundo objetivo de la modificación normativa es la reducción del diferencial de velocidad entre vehículos ligeros y pesados: mengua en solo diez kilómetros por hora con la pretensión de "favorecer la fluidez de la circulación, especialmente en momentos de mayor intensidad". En paralelo, afirma la DGT, "ayuda a reducir la accidentalidad derivada de vehículos que circulan a velocidades dispares".

Se estima que reducir la velocidad en las arterias convencionales es clave para contener la accidentalidad, por lo que la mayoría de los estados europeos han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en aquellas vías que no hay separación física de sentidos. Parralo señala al respecto que con la nueva norma "nos equiparamos a otros países de la Unión Europea, donde amplios estudios han avalado esta decisión".

Numerosos informes realizados en 2018 señalan que con más altas velocidades de conducción, el tiempo, el número de accidentes y su severidad crecen desproporcionadamente. Esto confirma, según informó ayer la Subdelegación del Gobierno, que reducir la velocidad media en cinco kilómetros por hora en estas vías rebaja un 28% los siniestros mortales.

Los nuevos límites irán acompañados de incremento de la vigilancia para reforzar su cumplimiento. Tráfico recuerda que el exceso de velocidad no solo incide en la seguridad vial, sino también en el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios