Sanidad

Los trabajadores del SAS lamentan una bajada en el cobro de la productividad

  • Desde el Sindicato Médico se aboga por negociar los objetivos que la Administración marca para poder recibir el complemento

El Servicio de Atención Ciudadana del Juan Ramón Jiménez. El Servicio de Atención Ciudadana del Juan Ramón Jiménez.

El Servicio de Atención Ciudadana del Juan Ramón Jiménez. / Domínguez (Huelva)

Malestar está causando entre los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud, los resultados del Complemento de Rendimiento Personal (CRP) que ya están llegando a los empleados. Este CRP corresponde a 2018 y según se señala desde el Sindicato Médico, supone un descenso respecto al año anterior entre 1 y 2 puntos.Ante el malestar de empleados y sus representantes sindicales, las respuestas que se están recibiendo por parte de los responsables del SAS es que la valoración para la CRP de 2018 fue realizada por la anterior Administración así como la asignación destinada a este efecto.

Los argumentos no parecen haber convencido a los trabajadores quienes indican que en primer lugar, se ha plasmado una valoración a la baja de todas las unidades. Del mismo modo se ha llevado a cabo una valoración, en el caso de los hospitales, de cada centro en sí. Todo ello, al contar con esta tendencia bajista, hace que se aplique un factor de corrección que perjudica la valoración que se haga de manera individual.

Los problemas respecto al cobro de la productividad no son nuevos. Desde el Sindicato Médico onubense, Ramón Castro, indicó que “siempre hemos estado exigiendo que haya más transparencia sobre los criterios que han de aplicarse a la hora de fijar este complemento”.Lo habitual –al menos hasta el momento– ha sido que el SAS elabore los objetivos en enero de cada año pero que no los presente hasta mayo. Desde los sindicatos siempre se ha pedido que sean unos objetivos negociados y que sean asumibles.

Desde el Sindicato Médico quieren asimismo, que se aclaren otros aspectos como el hecho de que compañeros de unidad con puntuaciones prácticamente idénticas, tengan cantidades asignadas bastante diferenciadas.Igualmente se perciben lo que se siguen considerando errores como son las valoraciones más bajas que se hacen de unidades que los profesionales entienden que se encuentran en primera línea asistencial. Esto ya fue denunciado el año pasado. Aunque una una bajada generalizada en la valoración de las unidades, no es siempre así en todos los casos.

En el caso por ejemplo, del Hospital Infanta Elena, Urgencias tiene en 2018 una valoración de 6,48 mientras que un año antes fue del 6,03. Sin embargo Análisis Clínicos, que fue la unidad asistencial que logró mayor puntuación en la valoración correspondiente a 2017 con 8,04 se queda en esta ocasión con 7,09.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios