Huelva

Una llamada para creer en la vida

  • La asociación ‘Teléfono de la Esperanza’, que trabaja para prevenir casos de suicidios, instala una mesa informativa

  • En torno a 100 personas participan anualmente en sus talleres

Multitud de personas acuden a la mesa informativa de la asociación ‘ Teléfono de la Esperanza’. Multitud de personas acuden a la mesa informativa de la asociación ‘ Teléfono de la Esperanza’.

Multitud de personas acuden a la mesa informativa de la asociación ‘ Teléfono de la Esperanza’. / Alberto Domínguez (Huelva)

Comentarios 0

La esperanza para revertir una situación de sufrimiento pervive y, sobre todo, si se tiene el apoyo necesario para afrontarla. El Teléfono de la Esperanza tiende su mano durante las 24 horas del día a todo aquel que sufra un transtorno que desencadene en una sensación de vacío en la vida.

En el marco del Día Internacional para la Prevención del Suicidio, numerosas personas agolpadas frente a una mesa informativa instalada en la Plaza de las Monjas, se interesaban en conocer los servicios que ofrece esta asociación. Los mensajes esperanzadores se propagaban entre la gente, aunque no eran emitidos por los miembros del Teléfono de la Esperanza, sino, para sorpresa de los presentes, por los niños.

El mural que escoltaba la mesa informativa exponía un conjunto de variados microrrelatos realizados por jóvenes onubenses. En ellos, quieren plasmar sus ganas de vivir sobre el papel con objeto de que su mensaje cale en aquellos con problemas de autoestima.

Tal iniciativa se explica, según el presidente del Teléfono de la Esperanza, Luis Benítez, “porque hemos visto una incidencia mayor del suicidio en la población joven”. De este modo, son los niños quiénes deben experimentar la búsqueda del sentido de vivir, “pues nuestro mensaje tiene que tener un calado mayor en los más pequeños que son los que tienen más años de vida por delante”, resume Benítez.

La quedada de esta entidad con los onubenses se presumía como un acto de reivindicación y visibilización del drama que constituye el suicidio, además de petición de “un plan de prevención a nivel nacional”.

El Teléfono de la Esperanza persigue la realización de una acción preventiva sobre un caso promovido por una falta de autoestima. Para ello, plantean un amplio abanico de talleres con objeto de incidir en las personas que sufren trastornos para que recuperen su existencia vital. En este sentido, a primeros de octubre arrancan las actividades con vista a aminorar el sufrimiento que se esconde tras el suicidio.

El primer taller versará sobre la promoción de la salud emocional y “de este modo, comienza un trabajo que realizaremos durante todo el curso para evitar que los trastornos de este tipo se alimenten”, sostiene Luis Benítez.

Las actividades, en las que participan alrededor de 100 onubenses anualmente, se sucederán durante todo el año con senderos solidarios, maratones de la amistad, competiciones deportivas o almuerzos y meriendas de convivencia.

Los jóvenes onubenses escriben microrrelatos donde transmiten sus ganas de vivir

Igualmente, el Ayuntamiento de Huelva y la Diputación han querido mostrar su apoyo y colaboración con la labor que realiza el Teléfono de la Esperanza.

María José Pulido, concejala de Políticas Sociales e Igualdad, expresaba que “ante un como como es el suicidio, del cual no se conoce muchas veces el motivo, es vital que las personas en desamparo encuentren detrás de una línea de teléfono a alguien que les dote de las herramientas necesarias para afrontar una compleja situación”.

Por su parte, el diputado Salvador Gómez incidía en la importancia de tener un contacto durante las 24 horas del día “para prevenir cualquier tipo de situación problemática”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios