VOCESDEHUELVAflorentino marín parra. comisario jefe del cuerpo nacional de Policía en huelva

"La sociedad tiene que participar en su seguridad, es una cosa de todos"

  • Recién llegado de la Comisaría de Leganés, pretende bajar los índices de criminalidad y proteger a aquellos colectivos más vulnerables con una mejor utilización de unos medios cada vez más escasos

Florentino Martín Parra posa para la entrevista. Florentino Martín Parra posa para la entrevista.

Florentino Martín Parra posa para la entrevista. / reportaje gráfico: canterla

Habla poco, con la seguridad de quien sabe lo que dice y con el respeto del recién llegado. Se acaba de hacer cargo de todos los policías nacionales que podemos ver por la calle y de aquellos que no vemos, pero que son igual de importantes. Su meta es una quimera; acabar con el delito, con recursos limitados. Defiende a los suyos, como no podía ser de otro modo, pero además, cree en lo que habla. Ante un cuadro de los Ángeles Custodios, él quiere convertir a la Policía en uno de ellos; son parte de una sociedad a la que solicita su implicación.

-Lleva relativamente poco tiempo en Huelva, ¿cómo llega aquí?

-Estaba destinado en la Comisaría local de Leganés en Madrid y me ofrecieron hacerme cargo de la provincial de Huelva y no lo dudé ni un momento, ya que supone un salto adelante muy importante en mi carrera, así que aquí estoy.

-Una carrera que comenzó hace años.

-Había estado en el Área de Seguridad del Ministerio del Interior, primero como jefe adjunto y después como responsable de ese área de seguridad del Ministerio.

-Así, en principio, parece que Madrid y Huelva tienen poco que ver, al menos en materia de seguridad.

-Poco realmente.

-¿Nota que el ritmo es más relajado?

-Para mí, al menos, el ritmo de trabajo es mucho más intenso que el que tenía hasta hace poco. En ese sentido, hay más carga de trabajo al ser una comisaría provincial. Tiene más servicios que una local, aunque en Leganés, tenía unos recursos humanos similares a los que tengo ahora, pero ahora hay más tareas de las que ocuparse, con más unidades y tareas de las que tenía antes.

-¿Cuánta gente trabaja en la Comisaría de Huelva?

-Según el Catálogo de Puestos de Trabajo, hay 386 personas, pero realmente estamos por debajo de las 300.

-Es una tercera parte menos.

-Por eso hay que destacar el enorme esfuerzo que supone, el mantener unas cifras de criminalidad relativamente bajas, con menos recursos disponibles. Hay que multiplicar el trabajo, con una plantilla un poco mermada en la actualidad.

-Nunca se tienen suficientes medios para combatir el delito.

-Los recursos siempre son escasos y las necesidades son infinitas, pero luchamos por optimizarlos y ser lo más eficaces posibles.

-Esa multiplicación de tareas no es reconocida suficientemente en muchas ocasiones.

-La Policía Nacional es una de las instituciones más valoradas por los españoles.

-Además de la lucha contra el delito, sus tareas también incluyen el tema de la prisión o las conducciones a los juzgados.

-Da mucho trabajo, tanto los traslados a consultas médicas o a los juzgados. Hay que desplazar a los internos hasta los juzgados cada vez que tienen que ir a declarar. Tenemos un módulo penitenciario en el hospital que necesita vigilancia permanente.

-Con todo esto, ¿hay un número suficiente de policías en la calle?

-Me gustaría que hubiera más.

-¿Cómo se organiza el día a día de tanta gente y con tantas tareas que hacer?

-Estamos organizados en cinco brigadas: Científica, Judicial, Seguridad Ciudadana, Información y Extranjería y Fronteras. Cada una de ellas tiene varios grupos , la que más tiene es la Policía Judicial porque tiene más especializados como Crimen Organizado, Estupefacientes, Delitos Tecnológicos. Todas ellas están dotadas según sus necesidades.

-¿Les falta es una mayor coordinación con los otros cuerpos de seguridad?

-En Huelva en particular no hay ningún problema de coordinación. Hay unas excepcionales relaciones tanto con Guardia Civil como con Policía Local.

-Los datos hechos públicos por parte del Ministerio del Interior, al menos hasta el tercer trimestre del año, refuerzan esa afirmación, porque son muy satisfactorios.

-El número de infracciones penales, según los datos acumulados del 1 de enero hasta el 31 de octubre, estamos un 5,72% por debajo de las registradas el año pasado en ese mismo periodo de tiempo. Salvo los daños leves, como por ejemplo en el retrovisor de un coche, son la única actividad delictiva que sube y, por supuesto los asociados a internet que es algo generalizado en todos los lugares.

-¿En Huelva también?

-Sí. Son actividades que se ejercen desde casa, el medio es el ordenador, independientemente de dónde se encuentre y las compras que se realizan a través de la red, tienen muchos riesgos.

-Por eso mismo, supongo que será complicado luchar contra ello.

-Hay que recomendar a las personas, a todos, que cuando se realicen este tipo de compras, se hagan a través de direcciones conocidas, páginas seguras y que aporten seguridad. Desde la Policía, tenemos que seguir insistiendo que quien tiene que adoptarlas medidas de prevención es quien va a utilizar estas páginas de venta. Después se investigan esos portales, pero una vez que se ha producido el delito, es muy complicado.

-¿Hay personal especializado en este tipo de delitos en Huelva?

-Hay un grupo que trabaja para combatir los delitos tecnológicos.

-Y como dice, debe ser de una enorme complejidad, a la hora de localizar los servidores.

-Muestra de la importancia que tienen estos delitos es que en Madrid, había una Brigada de Investigación de Delitos Tecnológicos y se ha elevado el rango a Unidad, porque está claro que el futuro viene encaminado a combatir la mala utilización de la red, especialmente en los menores.

-¿Hay alguna tipología delictiva que destaca en Huelva, es decir, que se dé más aquí que en algún otro lado?

-A nivel nacional hay un problema serio con los robos en viviendas. En Huelva es una figura bastante controlada y no se registra la subida que existe en otros lugares.

-Da la impresión que, al menos la capital que es su ámbito de actuación, es una ciudad relativamente segura.

-Y sobre todo porque el mayor número de delitos que se producen, son menores, como por ejemplo, los robos en el interior de vehículos, que sí generan molestias a los afectados, pero no son modalidades delictivas graves como puede ser que te entren en tu casa, con lo que ellos supone de violación de tu intimidad y el daño moral que eso supone.

-¿En el caso onubense, pese a que en otros aspectos es una desventaja, la situación geográfica ayuda?

-En otros lugares se aprovechan de operar en sitios muy grandes, donde vive mucha gente, en grandes extensiones de terreno y donde es más fácil poder eludir la actuación policial.

-Pero, por ejemplo, escapamos de delitos como la inmigración irregular y el tráfico de drogas a gran escala.

-Se da el menudeo de drogas, pero no a la escala que se vive en otros lugares.

-¿Qué es lo más peculiar que ha visto desde que ha llegado?

-Me sorprende la cantidad de vehículos a los que se causan daños para robar objetos de poco valor; suena a algo de hace años. También entradas en algún domicilio para llevarse algo que no tiene mucho valor.

-¿Se ha encontrado con esa lacra de hacer daño por hacerlo, sin una justificación aparente? Me refiero a quienes destrozan una papelera, mobiliario urbano, pintan paredes...

-Sí, pero es inevitable. La gente que sale de ocio y a altas horas de la madrugada y se dedica a causar destrozos. No sacan nada. Hace poco hubo una serie de incendios en contenedores, un repunte de esos hechos. Son daños gratuitos.

-A lo mejor, de manera inconsciente, somos responsable por sacar ese tipo de delitos.

-Por eso a veces es mejor no decir todo lo que sabemos.

-Porque en cuestión de delitos graves, homicidios y demás, está la cosa más controlada.

-De momento, no hemos tenido ninguno en nuestra demarcación.

-¿Cómo están sus cifras en la resolución de delitos?

-Al bajar el nivel de delitos también se resiente. En estos momento, la eficacia está en un 41,23% sobre el total de las infracciones penales.

-Da mucha tranquilidad.

-Por supuesto. La gente tiene que participar en su propia seguridad, es una cosa de todos. Gracias a una llamada temprana, puede ayudar y mucho en la resolución de un delito y en la detención de sus responsables. Hay que pedir que cualquier ciudadano que presencie algún hecho o que tenga alguna sospecha, que lo comunique inmediatamente a la Policía.

-Especialmente en los casos de violencia de género, por ejemplo.

-Es un tema complicadísimo. Tenemos mucho que hacer, tanto la Policía como toda la sociedad. Son situaciones que suceden en el domicilio y es complejísimo intervenir.

-¿Siente alguna vez algo de impotencia al no poder esclarecer un hecho que lo tienen en la mano y se les ha escapado?

-En las situaciones que sacan lo peor de cada uno, es muy difícil llamar a la prevención.

-Estos últimos días encontrar una cita para renovar el DNI ha sido una misión imposible. ¿Qué está fallando?

-Antes hablaba de que la plantilla de la Policía estaba mermada; lo mismo ocurre con la de funcionarios , porque no se han producido incorporaciones nuevas. Desde aquí hemos hecho gestiones para potenciar el número de funcionarios dedicados a la gestión del DNI y pasaportes.

-¿Ha habido novedades?

-Hay un concurso en marcha para cubrir tres plazas en Huelva y este verano se sacó otro para dos plazas en Ayamonte. Se realizan muchos esfuerzos para solucionar un problema que se produce en todo el país.

-Es curioso que pase en Huelva, Cádiz y Sevilla, pero no tanto en otros lugares cercanos como Málaga o Granada.

-Se considera aceptable hasta los dos meses de plazo de espera. Yo he comprobado personalmente que la espera en Huelva es de dos meses y dos días, así que estamos muy cerca. La situación se va a resolver en breve, ya que se ha autorizado mejoras que nos van a permitir expedir 100 documentos más semanales. Son horas que se van a ir reservando semana a semana y vamos a conseguir normalizar esa situación.

-En cualquier caso, el esfuerzo que se ha hecho por parte de los propios policías, ha sido más que destacable.

-Su trabajo es excepcional. Desde el 1 de enero hasta el 31 de octubre, se han emitido 2.500 documentos más que el año pasado, con menos funcionarios, así que la carga de trabajo que han asumido los que están en la oficina, es impresionante. La demanda es elevada y hay que trasladar que todo aquel que tiene una urgencia que pude probar de manera documental porque no se puede saltar la lista de espera, se le atiende y se le resuelve inmediatamente.

-¿Qué meta se ha puesto como logro en su paso por Huelva?

-Me da mucho miedo hablar de los índices de delincuencia porque en algún momento tendrá que volver a subir, ya que es muchas veces un fenómeno cíclico, Acabar con ella es imposible. Me propongo seguir bajándolos. Por otro lado, con la crisis hemos aprendido a utilizar los recursos y a dar más de lo que podemos, con eficacia máxima. Que la sociedad sienta que la Policía está a su lado y que no dude en transmitir la información. Hay una cosa que sí quisiera potenciar al máximo y es la protección a los colectivos más vulnerables. Hace poco participamos en unas jornadas sobre acoso escolar y para mí no hay cosa más cruel que alguien indefenso no se vea protegido por la sociedad; desde el niño acosado en el colegio, hasta las personas mayores. Hemos reforzado el servicio con personas que se sienten comprometidas y que dedican parte de su trabajo a dar charlas en colegios, por ejemplo, para llegar a cuanta más gente.

-Es otra tipología de delitos que nos ha saltado ahora.

-La Policía ha sacado un programa dedicado a padres, profesores y alumnos, que trata de concienciar del uso inapropiado de internet y que llega incluso hasta las adicciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios