Huelva Paranormal

Los secretos de Arias Montano en Alájar

  • La popular Peña de la localidad Serrana ha sido durante siglos lugar de recogimiento y un importante emplazamiento en el que lo esotérico y misterioso ha sido siempre protagonista

La Peña de Arias Montano esconde diversas cuevas de interés esotérico.

La Peña de Arias Montano esconde diversas cuevas de interés esotérico.

Es un bello emplazamiento en la provincia, al norte, en plena sierra, entre aromas rurales y recuerdos eternos. Alájar es una localidad que tiene un impresionante lugar: la peña de Arias Montano. Allá se erige el santuario a la Virgen, a la Reina de los Ángeles y también un emplazamiento donde los eremitas buscaban recogimiento, paz y encontrar sus divagaciones perpetuas. Allá estuvo, en el siglo V, San Víctor, orando, meditando, buscando la paz que entre el resto de los mortales no encontraba; o el más emblemático en la zona –que incluso da sobrenombre a la Peña- como lo fue Benito Arias Montano, el enigmático bibliotecario del rey.

La localidad de Alájar surge como una inquietud religiosa, normalmente las villas y aldeas crecían por una motivación militar o defensiva, pero religiosa eran las menos y más extrañas. Así en la Hermandad Reina de los Ángeles de Alájar podemos leer: “Desde el principio, el Hombre quiso consagrar a Dios, a través de la devoción a Ntra. Sra. De los Ángeles, impresionado por tanta belleza y tan amplio horizontes".

En un escrito de 1844, de J.M.Pablos Moreno, se nos dice que el dicho sitio era llamado Desierto de la Peña y que en todos tiempos la imagen de la Virgen ha sido el refugio de esta villa y de todos los pueblos limítrofes en sus tribulaciones y necesidades. A este Santo Sitio han venido de muy distantes pueblos a implorar el remedio en que la piedad de los fieles han manifestado los prodigios que la Señora con ellos ha obrado”.

En 1528 en el “libro de Cuentos e instituciones de la Cofradía de Nuestra Señora de los Ángeles” se lee de una curiosa intercesión frente a epidemias y sequías, así lo cuenta fray Antonio de Lorca: “La imagen de la Virgen es visitada frecuentemente con particularidad de gozo de los pueblos de estas inmediaciones y aún remotos que vienen en romería a cumplir sus votos y a hacerse acreedores de otros favores…” Allí, en la ermita, nos sobrecogen los exvotos de tantos fieles que han visto su petición concedida, a veces milagrosa. La peña además es denominada como “Peña de Benito Arias Montano”, no era un personaje cualquiera, era el bibliotecario de Felipe II, alquimista y eremita que solicitó permiso para regresar a Alájar, aunque el rey se lo denegó, quizás por el temor real (en sentido monárquico y de veracidad) que pudiera perfeccionar sus ya avanzadas prácticas esotéricas.

Arias Montano tenía una pequeña habitación junto a la ermita donde se decía que guardaba importantes documentos esotéricos así como otros más de índole personal.  Sobre la imagen de la Virgen también pesa la leyenda que nos habla que no sería una imagen francesa del siglo XII o XIII sino obra de los mismos ángeles quienes la entregaron a un pastorcillo.

Se cree, equivocadamente  o no, que cuando Arias Montano se retiró a la Peña el propio rey vino a visitarlo y que el bibliotecario dejó un mensaje escondido entre los lomos de los libros de la biblioteca de El Escorial con un importante descubrimiento esotérico, ¿realidad o ficción? Bajo Alájar se encuentra también un grupo de cuevas de entre las que destaca la llamada el Palacio Oscuro que está cerrado a los curiosos y que tiene la particularidad que si nos adentramos en ella con una brújula estaremos desorientados ya que ésta no encontrará el norte...

El Tesoro de Tinoco y otros lugares mágicos

Fuenteheridos destaca por su Jardín Botánico de Villa Onuba, o el perdido “Tesoro de Tinoco”...  En la cercana Castaño de Robledo donde vamos a contemplar “El Monumento” o “La Iglesia inacabada de los Jesuitas”, sorprende al visitante ver tan imponente edificio por finalizar en esta pequeña localidad, la también llamada “Catedral de la Sierra” o “Catedral Inacabada” despierta la curiosidad del visitante y se hace preguntar sobre la razón de su construcción en un pueblo con apenas 200 habitantes, según la leyenda que los jesuitas en su huida quisieron montar allí un refugio donde poder esconderse del mundo y proseguir con su vida religiosa, la grandiosidad de su obra llama poderosamente la atención. Su construcción es fechada entre los siglos XVII-XVIII.

La Gruta de las Maravillas

En Aracena, a 100 kilómetros de la capital, y otros tantos de Sevilla destaca de su entorno el castillo atribuido a la Orden del Temple y un enclave subterráneo muy especial: la Gruta de las Maravillas.

Esta impactante cavidad natural fue descubierta por un pastor que al introducirse en la misma quedó impresionado por la belleza de sus formaciones, corría el año 1886. Está ubicada en pleno casco urbano de Aracena, en la calle Pozo de la Nieve y fue abierta al público en 1914, se trata de una cavidad freática creada por la acción del tiempo y la acción erosiva del agua sobre las calizas del Cerro del Castillo. Con una extensión de 2130 metros podemos visitar 1200 de ellos.

Destacan sus lagos interiores que adornados por la iluminación artificial le da un efecto fantasmagórico, casi mágico. Bellas estalagmitas y estalactitas de variados tonos hacen de esta gruta una auténtica maravilla natural que no hay que dejar de visitar. Destacan la Sala de las Conchas, el Salón de los Brillantes, el Salón del Gran Lago, el Salón de la Esmeralda, el Salón de la Cristalería de Dios o el Salón de los Desnudos. Para finalizar nuestra visita la Gruta permítanos referirles que cuenta una leyenda que el agua que gotea formando las estalactitas y las estalagmitas son las lágrimas de una doncella burlada por un duende que vivía en su interior.

Consulta más misterios en: “Huelva Sobrenatural” de José Manuel García Bautista. Niebla Ediciones.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios