Huelva

Las restricciones horarias marcan el Black Friday en Huelva

  • Los comerciantes calculan unas pérdidas de hasta el 85%

  • La mayoría de los clientes aprovechan este día para adelantar las tradicionales compras navideñas

Comprar con amigas es una costumbre en el Black Friday Comprar con amigas es una costumbre en el Black Friday

Comprar con amigas es una costumbre en el Black Friday / Josué Correa

Si antaño era el primer día de rebajas en julio el que salía en las portadas de los medios de comunicación, hoy el usuario espera con entusiasmo días como el Black Friday. Así, esta fiesta del comercio ha llegado un año más cargado de descuentos y como la antesala perfecta para realizar las primeras compras navideñas. La semana de lluvias y tormentas hacían temer lo peor a los comerciantes onubenses, por la tregua que el agua dio durante todo el día les ha dado un poco de esperanza en este año tan complicado para el sector. 

El aspecto de las calles comerciales de Huelva ha distado mucho del de ediciones anteriores y en general las calles estaban bastante más despobladas. El Covid-19 estaba muy presente en los compradores onubenses que han huido de las aglomeraciones y en raras ocasiones se han podido ver los colas del pasado en los establecimientos.

Aún así, el ánimo de los comerciantes onubenses está fuerte, tal y como ha trasladado Rocío Pelayo, encargada Precchio Huelva, quien con una sonrisa que se intuye debajo de la obligatoria mascarilla ha contado que han afrontado este Black Friday "con ilusión y con muchas ganas después de un año tan complicado para nosotros”. De todas formas, prosigue la encargada, “hemos notado que la gente está un poco recelosa, sobre todo a causa del nuevo horario impuesto, que los primeros días nos hicieron perder ventas, pero afortunadamente se han acostumbrado rápido y ya estamos recuperando la afluencia de público”. Además de las dificultades en las ventas Rocío ha querido recordado que, “es una temporada difícil, como todo lo que estamos viviendo, porque no sólo hemos notado un descenso de las ventas, sino que además las tareas logísticas para que nos llegue la ropa son más complicadas y todo va más lento”.

Por otro lado, uno de los cambios de demanda que se ha observado es que actualmente muchas personas hacen sus compras navideñas aprovechando esta oferta y desplazando parte de la demanda de diciembre a esta última semana de noviembre. Este hecho ha provocado que los comercios hayan tenido que cambiar también sus condiciones de compra, ampliando en este caso el periodo de devolución de los artículos hasta después de Reyes o incluso hasta el 10 o el 11 de enero.

Aspecto de las calles de Huelva durante el Black Friday Aspecto de las calles de Huelva durante el Black Friday

Aspecto de las calles de Huelva durante el Black Friday / Josué Correa

Este es el caso de Nuria, quien no ha querido perder la oportunidad de acercarse hasta los comercios, “estoy muy a favor del Black Friday,nos ofrece la posibilidad de aprovechar para hacer todas las compras navideñas y yo no fallo ningún año”. Asimismo, esta onubense ha querido destacar que ella es de las que les gusta comprar “en tiendas de las de toda la vida, pero lo malo es que nos están dejando poca opción de compra presencial en Huelva”.

En esta línea se ha manifestado también Antonio, quien este año, en el que las circunstancias son tan especiales, va a aprovechar esta cita para comenzar con los regalos navideños, “porque los descuentos vienen muy bien ahora que la mayoría de los bolsillos no están muy boyantes”.

Así, hace unos años normalmente las marcas o establecimientos ofertaban en Black Friday un número limitado de productos y a un precio de derribo. Hoy, en cambio, en la mayoría de los casos se trata de un descuento general. Concretamente, los descuentos de esta año han llegado a alcanzar en algunas ocasiones hasta el 80% y vana a ir más allá del viernes, por que lo que empezó siendo solo un día se ha convertido en la Semana Black Friday en muchos casos.

Según informan desde Huelva Comercio como mínimo se van a prorrogar durante todo el fin de semana, “para intentar recuperar un poco las pérdidas que la restricción de horario estamos seguros va a provocar”, ha explicado Antonio Gemio, presidente de Huelva Comercio. A las restricciones de horario, ha proseguido Gemio, hay que sumar las limitaciones de movilidad, “ya que este año solo vamos a poder contar con los clientes de Huelva capital, por lo que calculamos que a pesar de nuestro esfuerzo las pérdidas pueden llegar a alcanzar un 80 u 85%”.

En este sentido, el presidente de los comerciantes onubenses han querido hacer un llamamiento a la Junta de Andalucía, “porque como sigamos así nos vamos a cargar la campaña del Black Friday, uno de los días de más ventas para los comercios, la campaña de Navidad, con todo lo que conlleva, y todo lo que hagamos, ya que las ventas se van a ver muy reducidas”. Gemio también ha mostrado su indignación ante la competencia desleal a la que se enfrentan por parte de las grandes superficies, “que pueden permanecer abiertas y sin embargo los pequeños comercios tenemos que estar a las 18 horas cerrados, por lo que reclamamos que se equiparen los horarios, más teniendo en cuenta que los comercios nunca han sido un foco de contagio porque cumplimos con todas las medidas de seguridad exigidas como son el distanciamiento social, geles en las puertas de los establecimientos, etc”.

En definitiva, el representante de los comerciantes onubenses ha querido alzar la voz en un día que siempre ha significado una fiesta para el comercio y al que hoy las restricciones han teñido de gris. Gemio ha recordado a la Junta de Andalucía que “no queremos limosnas como las ayudas ofrecidas, tan solo queremos que nos dejen trabajar en igualdad y ampliar nuestros horarios para intentar recuperar algo en este año tan complicado”.

Precisamente sobre el tema de las restricciones horarias ha querido también poner el foco Francisco, responsable de una zapatería de la calle Berdigón, quien ha destacado que el ambiente que se está viviendo “nada que ver con el ambiente de otros años”. Además, continúa Francisco, “tener que cerrar a las seis de la tarde nos está dificultando mucho la tarea porque a los clientes no les da tiempo a llegar después de los trabajos, necesitamos por lo menos una hora más”.

Pero, como en todo movimiento, existen tanto adeptos como detractores. De hecho ya en 2017, surgió una movilización en redes sociales conocida como el #BlackFraude que denunciaba falsos descuentos por parte de los comercios y animaba a hacer fotografías y subirlas a Internet para que nadie cayera en la trampa. Este es el caso de Ramón y Carmen, dos onubenses que viven el Black Friday como un día más, “y no hacemos nada especial ni perseguimos las ofertas, solo compramos en el caso de que necesitemos algo, de hecho, creemos que esto es solamente una forma de fomentar el consumismo, una moda importada de otros países que no compartimos para nada”.

Compradoras onubenses en el Black Fridaya Compradoras onubenses en el Black Fridaya

Compradoras onubenses en el Black Fridaya / Josué Correa

Igualmente, existen también personas contrarias al Black Friday no solo entre los grupos de consumidores, sino también entre los comercios más tradicionales, que consideran que esta campaña de consumo solo beneficia a las grandes cadenas y a las multinacionales, por lo que no está dentro de su filosofía comercial realizar grandes descuentos ya que apuestan por un consumo más sostenible. Así, frente al consumo impulsado por las ofertas del Black Friday ha nacido el Green Friday, un contrapunto a esta iniciativa que aboga por ejercer un consumo meditado y responsable, cuestionando la necesidad de comprar de forma compulsiva y animando al consumidor hacia una apuesta sostenible.

Desde hace años, y marcado por la sostenibilidad, algunas marcas proponen como alternativa el Green Friday, tratando de mitigar el consumo desenfrenado hacia un comportamiento más comedido y sostenible. Se trata de una campaña ecológica mundial que busca concienciar sobre el consumo, orientándolo hacia un acto responsable y también sostenible con el medio y las personas, e impulsado por representantes de la Comisión Europea y organizaciones como Ecodes, WWF y Ecoservis.

Este movimiento surge principalmente a consecuencia de que lo que comenzó siendo una tradición de compra en un solo día ha acabado convirtiendo el mes de noviembre en una temporada más de ofertas, con comercios que mantienen sus descuentos de Black Friday durante dos semanas del mes, incitando a consumir en sectores como la informática, la moda o el estilo de vida.

Aún así, en un complicado año para el comercio, en el que la pandemia les ha hecho tener que mantener sus puertas cerradas durante muchos meses y ahora las restricciones horarias también les están dificultando el desarrollo de su actividad, quizás las compras del Black Friday les sirvan para mantener las puertas abiertas y con ello los empleos correspondientes.

En lo que respecta a los empleos, la campaña del Black Friday también será la más atípica que se recuerda. Con las restricciones en los horarios comerciales todavía vigentes, la contratación que se deriva de estas fechas de grandes ventas, se verán considerablemente mermadas. Así al menos lo señala empresa de recursos humanos, Randstad, que publicó sus previsiones de contratación para el Black Friday de mañana y el Cyber Monday, el próximo lunes. Se trata de unas fechas que se han convertido en los últimos años en hitos de consumo por sus ofertas y promociones, por las que muchas empresas se ven obligadas a aumentar su contratación.

En lo que se refiere a la provincia de Huelva, Randstad prevé que para estas dos jornadas, se firmarán 300 nuevos contratos, es decir 18 menos que el año pasado, lo que supone un descenso del 5,5%. Esta cifra, que está en consonancia con lo que se espera para el conjunto del país, es la segunda mejor de todas las provincias, ya que únicamente Málaga que prevé incluso aumentar levemente sus contrataciones, presenta un mejor comportamiento que la provincia de Huelva.

Para el conjunto de Andalucía, Randstad prevé que el Black Friday y el Cyber Monday generarán alrededor de 4.710 contrataciones, un 17,2% del total que se firmarán en todo el país, el mayor volumen de España. El número de contratos que se firmarán en la región será un 8,6% inferior al registrado el pasado año, la mayor caída a nivel nacional y 3,2 puntos porcentuales inferior a la meda nacional (-5,4%).

A parte de las ventas en el comercio tradicional, las ventas online son las grandes protagonistas de este día. De hecho, hay que recordar que en España la costumbre del Black Friday se introdujo tímidamente en 2012 de la mano de MediaMarkt, y en los primeros años de celebración se asoció principalmente a la compra de productos únicamente vía online. Este año, las ya mencionadas restricciones van a hacer que las ventas online se disparen más de lo habitual en estas fechas. Así, según según ha informa un estudio realizado por la Asociación Española de la Economía Digital, se espera que el 93% de los comercios electrónicos españoles lance algún tipo de oferta o promoción especial en el Black Friday. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios