Huelva

El puente anima a los onubenses a llenar las calles del centro de la ciudad

  • La plaza de las Monjas ofrece puestos navideños y actividades para los más pequeños

La plaza de las Monjas durante el puente de la Inmaculada.

La plaza de las Monjas durante el puente de la Inmaculada. / Alberto Domínguez (Huelva)

El último día de puente de la Inmaculada se antojaba como una perfecta oportunidad para la desconexión laboral y para cargar las pilas para afrontar el tramo previo a las vacaciones de Navidad. El sol, que desplazó a las nubes para sentirse protagonista, animó a los onubenses a echarse a las calles para disfrutar de unas máximas que rozaron los 20 grados. 

El sector hostelero es el gran beneficiario de la subida de las temperaturas en pleno invierno. El sol, la gastronomía y las refrescantes bebidas invitaban a pasar un día entre amigos y familias. No era muy diferente el ambiente durante la noche, pues las coloridas luces que embellecen el centro servían como reclamo para pasear y sumergirse en el ambiente navideño que presenta la plaza de las Monjas durante las fiestas.

Este emplazamiento se presumía como el centro neurálgico donde los onubenses se citaban para disfrutar de los puestos congregados en torno a la plaza. Los mismos ofertan una amplia nómina de productos de cerámica, cuero, textil o relacionados con diferentes manifestaciones artísticas. A su vez, la decoración de luces y motivos festivos dispuesta en el centro de la plaza y sobre ella incentiva la visita de familias en los días previos a la entrada del período navideño.

El fin de semana para los comerciantes concluyó con registros positivos, pero en el último día de puente “las ventas se han resentido”, según destacaron desde el puesto Arte Presente a Huelva Información. Este negocio, dedicado a la venta de bisutería y joyeros artesanos, ponía el foco de ello en el “poco turismo existente cuando el puente llega a su fin”. Así lo confirmó también la tienda textil Lola Ronchel, en tanto que “las ventas se han mermado mucho en comparación con los días sábado y domingo”.

La plaza de las Monjas también ofrece estos días un espacio para los más pequeños. Junto a la fuente que preside este emblemático lugar se ubica un puesto en el que los niños realizan talleres de manualidades relacionados con la Navidad. Asimismo, con objeto de la próxima llegada de Papá Noel a los hogares durante la madrugada del 24 de diciembre, un emisario recién llegado de Laponia aguardaba para recoger las cartas de los onubenses que aprovechaban la tarde libre de la última jornada del puente.

La calles céntricas también recibieron la visita de varios onubenses que comenzaban a esbozar sus peticiones a los Reyes Magos. Las bolsas en las manos y las miradas a los escaparates de los negocios empiezan a convertirse en costumbre en las semanas previas a la Navidad. Sin embargo, las ventas no están experimentando el repunte que muchos comerciantes esperaban. Así lo atestiguó Vanesa, de Calzados Maribel, quien evidenciaba “el parón después del Black Friday”. 

De igual modo sucedía en Eurekakids, otro de los establecimientos céntricos. Este negocio, que oferta juguetes y, por consiguiente, experimentará una gran afluencia de personas en las próximas semanas, señaló que “el puente no ha traído demasiadas ventas como las que se espera a finales de mes”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios