Huelva

El progreso que dejaron las pioneras

  • Huelva acoge estos días las primeras jornadas en España dedicadas al papel de la mujer en la minería

Mesa presidencial y público durante el acto inaugural del I Simposio Mujer y minería celebrado ayer tarde en el Centro de Recepción y Documentación del Puerto de Huelva. Mesa presidencial y público durante el acto inaugural del I Simposio Mujer y minería celebrado ayer tarde en el Centro de Recepción y Documentación del Puerto de Huelva.

Mesa presidencial y público durante el acto inaugural del I Simposio Mujer y minería celebrado ayer tarde en el Centro de Recepción y Documentación del Puerto de Huelva. / Gabriela Guidice

Concepción Rodríguez Valencia era una asturiana de 35 años, con un hijo de 10, que en 1985 se presentó en Hunosa para optar a una de las 900 plazas convocadas para ayudantes mineros. Concepción era de complexión fuerte y los servicios médicos de la empresa y el Instituto Nacional de Silicosis la declararon apta para cubrir uno de esos puestos que obligaba a trabajar en el interior de la mina, como ella quería. Pero las 900 plazas fueron adjudicadas a hombres.

No quedó ahí la cosa. La asturiana se rebeló y llevó a la empresa a los tribunales. Una primera sentencia, en 1987, denegó la demanda por estimar que la prohibición de trabajar en el interior de la mina no vulneraba el principio constitucional de igualdad. Un nuevo fallo, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, confirmaba el anterior al considerar que era “una medida de protección del sexo femenino”.

Tampoco se quedó ahí. Concepción llegó hasta el Constitucional y éste falló en 1992 una sentencia histórica: “La prohibición de trabajar en el interior de las minas a la mujer, aunque responda históricamente a una finalidad protectora, no puede ser calificada como una medida de acción positiva o de apoyo o ventaja para conseguir una igualdad real de oportunidades, ya que no favorece a ésta, sino más bien la restringe al impedir a la mujer acceder a determinados empleos”.

Gracias a ese texto, los pozos mineros se abrieron para siempre en España sin discriminación por sexo. En enero de 1996, hace sólo 23 años, se produjo la primera incorporación de mujeres a una mina subterránea española; entre ellas, Irene Yáñez Alonso, la primera maquinista de extracción, también en Asturias.

Iniciativa novedosa

Ha sido Huelva, sin embargo, la primera provincia en dedicar a la presencia de la mujer en la minería unas jornadas que comenzaron ayer en el Centro de Recepción y Documentación del Puerto, donde esta tarde concluirán.

La letrada Paloma Ponce Castro, del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Grados en Minas y Energía de Huelva, Sevilla, Cádiz, Cáceres, Badajoz y Canarias, organizadora de este I Simposio Mujer y Minería, compartió la historia de Concepción Rodríguez con los asistentes a la primera ponencia, sobre la evolución social y jurídica de la mujer en el sector, preámbulo de la primera sesión del foro.

Más que eso, Paloma Ponce habló de las otras mineras que hubo en el siglo XIX en Asturias, pala en mano cargando vagones de carbón, a las que se les vetó la entrada en las minas en 1897 al considerarlo inseguro e insalubre para la mujer. Eran los tiempos en los que estas mineras no constaban en los registros de las empresas, enmascaradas tras los nombres de sus esposos, y en los que no eran dueñas ni de su propio salario.

Aquellas de entonces, y esas otras que empujaron cien años después, son las pioneras que abrieron el camino del progreso a la mujer actual en uno de los sectores industriales con mayor proyección, también ahora aquí, de nuevo, en la provincia de Huelva.

Este simposio se ha planteado, explicó su comisaria, Vanesa Domínguez Cartes, para hacer visible esa incorporación creciente de la mujer que actualmente se experimenta en la minería, también en puestos técnicos destacados y ejecutivos. Y para hacer, además, un llamamiento a las más jóvenes, todavía estudiantes de Enseñanzas Medias, por la oportunidad laboral que se abre en el sector para todos los titulados universitarios en el Grado de Minería.

“La mujer está presente en la minería, ha llegado pisando fuerte y se va a quedar”, apuntaba ayer Vanesa Domínguez tras constatar cómo las estudiantes de Minería van a superar en breve a los chicos matriculados en las escuelas de las universidades españolas.

Durante las intervenciones de las autoridades en el acto, la delegada del Gobierno andaluz, Bella Verano; el alcalde, Gabriel Cruz; la presidenta del Puerto, Pilar Miranda; y el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales, José Luis Leandro, se reiteró ese otro factor a tener en cuenta, aun entre invitados llegados del resto del país: la minería es un sector emergente de nuevo, en el que Huelva debe tener un papel destacado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios