Huelva

El programa 'Mi marisma, mi escuela' de la Fundación Atlantic Copper educa a cerca de 10.000 escolares

  • El objetivo del proyecto es transmitir a los más pequeños valores ambientales

Actividades relativas al programa ambiental Mi Marisma, Mi Escuela de Atlantic Copper. Actividades relativas al programa ambiental Mi Marisma, Mi Escuela de Atlantic Copper.

Actividades relativas al programa ambiental Mi Marisma, Mi Escuela de Atlantic Copper. / Atlantic Copper (Huelva)

El programa ambiental Mi Marisma, Mi Escuela, impulsado por la Fundación Atlantic Copper, ha recibido a cerca de 10.000 escolares del segundo ciclo de Educación Primaria desde su puesta en marcha en el curso 2012/2013. Esta iniciativa alcanza su novena edición con el objetivo la transmitir a los más pequeños valores ambientales, difundiendo y fomentando el conocimiento del entorno natural onubense y sus espacios protegidos, según informó la Fundación en una nota de prensa. 

Un total de 30 centros de las localidades de Huelva, Aljaraque, Gibraleón y Punta Umbría han participado en este proyecto, cuyas actividades se llevan a cabo en el Paraje Natural Marismas de Odiel

Para ello, la Junta de Andalucía habilita infraestructuras como el centro de recepción e interpretación, senderos, áreas recreativas y observatorios, que permiten el conocimiento de los paisajes, ecosistemas y especies, donde los más pequeños pueden apreciar de cerca la diversidad natural, participando activamente y aprendiendo el valor de la conservación de la biosfera. 

Para completar la experiencia, técnicos medioambientales realizan una labor de introducción y formación en cada uno de los centros escolares previa a la visita al Paraje Natural Marismas del Odiel y, una vez allí, se dota a los escolares de material didáctico y un mapa de trabajo para orientación y anotaciones. 

El director general de la Fundación Atlantic Copper, Antonio de la Vega, ha mostrado su satisfacción con esta nueva edición y, coincidiendo con la celebración hoy 26 de enero del Día Mundial de la Educación Ambiental, ha subrayado que "la transmisión de conocimiento sobre nuestros espacios naturales entre los más pequeños es una apuesta para nuestro futuro". 

"Con Mi Marisma, Mi Escuela, desde la Fundación Atlantic Copper queremos poner nuestro granito de arena para asegurar la conservación de nuestra biosfera implicando a las nuevas generaciones a través de la formación". Además, "la promoción de actividades al aire libre es, hoy más que nunca, de vital importancia, dados los periodos de confinamiento que hemos atravesado", ha dicho. 

Mi Marisma, Mi Escuela es complementaria del programa Escuela de Exploradores, a través del cual niños y niñas con edades comprendidas entre cuatro y 13 años trabajan en el Paraje Natural Marismas del Odiel algunos de los conocimientos adquiridos durante el curso en el marco del programa Mi Marisma, Mi Escuela, que este año, debido a la situación provocada por el coronavirus, se desarrollará con todas las medidas preventivas aconsejadas por las autoridades sanitarias. 

Desde su lanzamiento en 2012, ambos programas abarcan un amplio abanico de temáticas, entre las que destacan animales prehistóricos, aves, pájaros y pajaritos, paisajes de otros planetas, rastros y huellas o camuflaje, entre otros. 

A esto se suman otras transversales como la introducción a Marismas del Odiel y técnicas básicas de exploración, identificación y marcaje de aves (que llevan a cabo con ornitólogos anilladores profesionales), rastreo de huellas y reconocimiento de especies vegetales y animales, seguimiento de los ciclos mareales, arte y naturaleza. Creatividad y manualidades con elementos naturales, y muchas otras. 

Por otro lado, entre las actividades singulares destacan la exploración de flora y fauna en el entorno de la Laguna de El Portil, la recogida de basuras en las salinas tradicionales de Bacuta (Marismas del Odiel), la exploración de flora y fauna en zonas interiores del Paraje Natural Marismas del Odiel, el estudio e identificación de constelaciones y estrellas con planetario luminoso, la visita al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Marismas del Odiel o el control de plantas invasoras en Marismas del Odiel. 

Además, coincidiendo con la jornada de clausura, los jóvenes exploradores se desplazan a la playa de El Espigón para desarrollar una acción de identificación y retirada de oenothera drummondii, una planta invasora que está afectando a esta zona del paraje natural.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios