Huelva

La previsión de caída en el precio de la vivienda usada en Huelva es de hasta el 20%

  • AECO señala que la evolución de la compraventa de inmuebles estará ligado al del mercado laboral

  • La previsión es que crezca la demanda del alquiler

Panorámica de bloques de viviendas de la capital onubense. Panorámica de bloques de viviendas de la capital onubense.

Panorámica de bloques de viviendas de la capital onubense. / Josué Correa

Muchos son los expertos y estudios que anuncian que la crisis económica del coronavirus empieza ahora. Los Ertes, los cierres de negocios y los despidos no hacen más que mermar el poder adquisitivo de la población. Esto va a influir de manera directa a la hora de hacer una gran inversión ya que muchos planes se han ido al traste para familias, parejas y proyectos unipersonales. En este contexto se encuentra el sector inmobiliario, que va a sufrir un estancamiento en la compraventa de viviendas. Por un lado se encuentran los inmuebles de segunda mano o usados que, después de haber registrado un repunte en los precios debido a la escasez de promoción nueva –en cuanto a diferentes ubicaciones– en la provincia, van a sufrir un descenso de los precios de hasta un 20%.

Así lo explica a Huelva Información el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción de Huelva (AECO), perteneciente a la Federación Onubense de Empresarios (FOE), Javier Mateo. “El mercado está muy parado”, algo que se relaciona directamente con el coronavirus ya que “durante este tiempo las operaciones han sido prácticamente cero. No se podían visitar viviendas y hasta para firmar una escritura era realmente complicado”.

El presidente de los constructores onubenses explica que para calibrar la evolución del sector inmobiliario y así sus precios hay que mirar al mercado laboral. “Todo está con la expectativa de qué va a ocurrir con el mercado laboral”, por lo que es difícil predecir el futuro y lo que es seguro de que si el empleo goza de buena salud también lo habrá en la compraventa de viviendas.

Lo que sí es cierto es que hay un perfil de inmueble por el que está creciendo la demanda y, por tanto, su precio. Debido al confinamiento, apunta Mateo, el comprador está buscando un hogar de mayor tamaño, con incluso jardín. “Se está buscando mucho los adosados, los pareados, y las viviendas unifamiliares . Incluso se están estudiando promociones nuevas donde la vivienda es mucho más grande”.

Una mujer mira anuncios de viviendas de una inmobiliaria. Una mujer mira anuncios de viviendas de una inmobiliaria.

Una mujer mira anuncios de viviendas de una inmobiliaria. / Canterla

Y por otra lado está la oferta de vivienda nueva. Las promociones van a seguir su curso de construcción como estaba marcado (sólo han parado 15 días en todo el estado de alarma) y desde el sector aseguran que no va a haber problemas para su venta. Y además, una venta en la que no se bajará el precio puesto que la razón principal es que “no hay ese margen” de reducción del coste. Además, para el perfil del comprado apenas ha cambiado puesto que “cumple los criterios bancarios para una hipoteca, o viene normalmente de la venta de otra o incluso de ahorros que ya traía”, antes de que la crisis sanitaria de la Covid-19 irrumpiera en Huelva. Aparte de las promociones nuevas que ya están en liza, Javier Mateo reconoce que lo que va a paralizarse es “es la presentación de proyectos nuevos con la expectativa de qué va a ocurrir porque el mercado de trabajo va a caer”.

Por otro lado, es de lógica, que la situación económica que existe en el país desemboque en una oportunidad de oro para invertir ya que la rentabilidad en años próximos se estima mayor. Las personas que tienen poder adquisitivo serán las que entren en este escenario. Eso sí, siempre y cuando, no se llegue a materializar el impuesto sobre patrimonio que ya ha tanteado el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, según cuenta el presidente de AECO. Y es que este impuesto “no favorece a la inversión” ya que, según apunta, se estaría “penalizando” a las dos vías: el patrimonio y a la inversión. Una idea que Javier Mateo espera que no llegue a hacerse una realidad ya que no ve justo una carga impositiva a las personas que hacen crecer un patrimonio para ellos o su familia y el futuro, entre otras cuestiones.

Habrá que ver también cómo se comporta las viviendas de alquiler en la provincia de Huelva a raíz del coronavirus. Y es que antes de que se decretase el estado de alarma ya la demanda era “muy alta”, tanta que no había la suficiente oferta para hacerle frente. “Aquí ahora puede subir la demanda y el precio va subiendo porque hay mucha demanda”, explica el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción. Y aunque el poder adquisitivo vaya a bajar, Mateo señala que la modalidad de alquiler también ha cambiado mucho ya que ahora se comparten pisos y habitaciones.

En el aspecto del alquiler, Javier Mateo quiere hacer una comparación con Sevilla, donde incluso puede que desciendan los precios. La razón es debido a que el parque de viviendas en modo de arrendamiento va a crecer puesto que muchas viviendas, que se convirtieron en su día en apartamentos turísticos, van a regresar a su posición original, por lo que la oferta de inmuebles de alquiler en la provincia de Sevilla será mayor, mientras que en el territorio onubense seguirá siendo la misma.

Una de las alternativas que se pueden ver en esta era post-Covid-19 es el alquiler con opción a compra. Una opción que a Javier Mateo le “gusta mucho”, sencillamente por dos razones: “el propietario tiene una cierta garantía de que va a vender su vivienda y el comprador tiene facilidades” para hacerse propietario de un inmueble. En definitiva, las previsiones de cara al futuro son inciertas y habrá que esperar, sobre todo, al comportamiento laboral para poder hacer una evaluación más específica del sector inmobiliario. Ahora llega el verano, aunque será a partir de septiembre y octubre para saber con más precisión a qué se enfrenta el sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios