Huelva

El presente de la inteligencia artificial prevé un futuro de grandes cambios

  • José Manuel Andújar, director del seminario, vaticina que en 2050 las máquinas "se harán a sí mismas"

  • El 'padre' del control inteligente en España acude al campus de La Rábida

Agustín Jiménez, Juan José Blanco, María de la O Barroso y José Manuel Andújar. Agustín Jiménez, Juan José Blanco, María de la O Barroso y José Manuel Andújar.

Agustín Jiménez, Juan José Blanco, María de la O Barroso y José Manuel Andújar. / fotos: canterla

La inteligencia artificial es un tema de moda, de máxima actualidad. Es futuro, pero también es presente. Por ello es una de las áreas más interesantes dentro de la variada programación de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía, en su sede en La Rábida, que culminan hoy, tras varias semanas de desarrollo.

El último de los seminarios en presentarse en el calendario estival rabideño es Inteligencia artificial. Fundamentos y aplicaciones, dirigido por José Manuel Andújar Márquez, profesor de la Universidad de Huelva, que participó en un encuentro con los medios de comunicación junto a María de la O Barroso, directora del secretariado de la sede de La Rábida; Agustín Jiménez Avello, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad Politécnica de Madrid; y Juan José Blanco, jefe del área de Relaciones Institucionales de la Autoridad Portuaria de Huelva, que colabora en este encuentro.

Los expertos subrayan el escaso apoyo de los sucesivos Gobiernos de España a la ciencia

Andújar destacó, en primer lugar, el elenco de profesores de "un curso tan amplio" y "de actualidad", donde participan 25 alumnos con diversos perfiles académicos y profesionales, por lo que para abordar el curso desde una perspectiva global, el director explicó que éste se distribuye por áreas para abarcar todos los puntos de interés.

Sobre la temática analizada, el experto explicó que "la inteligencia artificial tiene presente" y es evidente en aplicaciones móviles como Siri o Cortana, que aprenden nuestro ritmo de habla y cada vez son más inteligentes, según admitió. "Ambas aplicaciones son ejemplo de cómo la inteligencia emocional funciona en el presente", matizó, así como otras como Google Talk.

Con respecto a la relevancia que tendrá en el futuro, Andújar precisó que "cada vez estamos más virtualizados" y que en los próximos años el mundo contará con profesores virtuales y el aprendizaje será más personalizado. Además, señaló que se espera que entre la década de 2020 a 2030 las traducciones realizadas por máquinas sean mejores que las elaboradas por los lingüistas. También afirmó que se practicarán cirugías con máquinas y que en 2050 "las máquinas se harán a sí mismas, haciendo el siguiente modelo más inteligente que el anterior". De esta forma, concluyó, se llegará al concepto de inteligencia recursiva, que lleva a la singularidad económica, y al comienzo de una época de pos-humanos.

Todos estos aspectos, ante una tecnología que cada vez va más rápido, plantean una serie de consideraciones éticas a tener en cuenta, al igual que los criterios éticos de los propios ingenieros.

Para Andújar, cuestionado sobre el nivel de investigación en España -en comparación con otras grandes potencias como Japón y Estados Unidos-, éste es equiparable con otros países, pues a nivel de ciencia el país se encuentra entre las 10 primeras potencias. Sin embargo, como sentenció, flaquea en la transferencia de esa información al proceso productivo y en cómo repercute esa ciencia en la sociedad

Por su parte, Jiménez -calificado por el profesor Andújar como "padre del control inteligente español" y que momentos antes de sus declaraciones impartió una sesión sobre el concepto de lógica borrosa- afirmó que si España hubiera dedicado a investigación lo mismo que el resto de países de la OCDE "tendríamos un nivel de renta un 30% ó 50% superior al que tenemos".

Por ello, ante la peculiar realidad española en este sentido, se mostró crítico porque en nuestro país "faltan directrices a nivel público y privado", ya que, según afirmó, hay poco compromiso del Gobierno con la investigación, toda vez que cuando hay una crisis "lo primero que se recorta es en ciencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios