Huelva

El polémico proceso de fusión hospitalaria, a expensas del juez

  • El director-gerente del Complejo Hospitalario responde las preguntas de las letradas del Satse, SAE y Sindicato Médico

Comentarios 4

Buena parte del proceso de fusión hospitalaria que ha dado como fruto el Complejo Hospitalario de Huelva (CHUH), depende en buena medida de lo que dictamine el juez de lo contencioso-administrativo 3. Es la primera vez que un proceso de fusión hospitalaria llega a los juzgados y lo ha hecho por una denuncia interpuesta por los sindicatos Satse, Sindicato Médico y SAE.

La sesión celebrada ayer era la práctica de la testifical en la que el director-gerente del CHUH acudió en calidad de testigo. La movilidad de los profesionales entre ambos hospitales y la creación de las unidades de gestión fueron los puntos en los que se centraron las preguntas de las abogadas de los tres sindicatos: Ángeles Pérez Rocío Bonaño y Marisol González. El letrado de Vargas-Machuca fue el del SAS en Huelva, Francisco Valdayo.

Vargas-Machuca invocó la normativa que siguió para realizar el proceso de fusión -alianza estratégica- entre el Juan Ramón Jiménez y el Infanta Elena hasta que llegara la orden del 21 de noviembre de 2014 que daba solidez normativa al proceso.

Para los sindicatos, todo el recorrido realizado desde 2010 hasta la publicación de la orden no se somete en buena medida, a la normativa sino que la dirección-gerencia actuó por vía de hecho en muchas ocasiones.

Vargas-Machuca subrayó la suspensión del proceso de fusión que tuvo lugar en marzo de 2014 a raíz de la reunión de la consejera de Salud con la junta de personal del Infanta Elena. El director-gerente incidió en que "la consejera decidió la suspensión del proceso hasta que no saliera publicada la orden, pero en ningún momento se me indicó desde la consejería que lo que se había hecho hasta la fecha no había sido correcto".

Las preguntas de las abogadas de los sindicatos hicieron especial hincapié en los traslados del personal de un centro a otro y en la creación de las unidades de gestión clínica intercentros. Vargas-Machuca enfatizó en que todos los traslados de profesionales de un hospital a otro se habían desarrollado en el ámbito de la voluntariedad del trabajador. La normativa esgrimida por el director-gerente para realizar estos procesos, la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, no convence a los sindicatos que consideran que no se podía aplicar en estos casos.

Las abogadas cuestionaron de manera insistente, por otro lado, que el director-gerente tuviera potestad como para crear las unidades de gestión clínica intercentros. A ello, Vargas-Machuca argumentó que la mayor parte de ellas ya estaban creadas ante de que se iniciara la alianza estratégica. Esta declaración fue rebatida por la letrada del SM con documentos que hacían referencia a la creación de esas unidades precisamente durante el período de fusión.

A preguntas del letrado del SAS, el director-gerente explicó que los sindicatos habían estado informados de todo el proceso de fusión y que "incluso se estuvo a punto de llegar a un acuerdo acerca de la movilidad de los trabajadores que se malogró en el último momento".

Tras la sesión de ayer, las abogadas mostraron su propósito de solicitar una ampliación del expediente; en otras palabras, requerirán más documentación que justifique las actuaciones que Vargas-Machuca realizó hasta la publicación en BOJA del 1 de diciembre de 2014, de la orden de fusión de los dos hospitales de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios