Huelva

El personal del SAS es el único con ampliación de jornada presencial

  • La oferta formativa no cubre el paso de las 35 a las 37,5 horas semanales

  • Los sindicatos hablan de discriminación

Personal sanitario en una intervención quirúrgica en el Infanta Elena. Personal sanitario en una intervención quirúrgica en el Infanta Elena.

Personal sanitario en una intervención quirúrgica en el Infanta Elena. / alberto domínguez

Los trabajadores del SAS entienden que la Administración autonómica ha abierto un nuevo frente de confrontación contra ellos. En la provincia superan los 5.600 y tanto los que son personal sanitario como los que no, van a afrontar el incremento de la jornada de 35 horas a 37,5 horas semanales de manera que entienden que es discriminatoria en relación al resto de la Administración andaluza. De hecho, lo que para el resto será una ampliación no presencial, será diferente, al menos en parte, para los trabajadores del SAS, que no tienen una oferta formativa suficiente para cubrir las 105 horas adicionales que se les vienen encima.

Así lo entienden los tres sindicatos profesionales: Sindicato de Enfermería Satse, Sindicato Médico (SM) y el de Auxiliares de Enfermería (USAE). El presidente de Satse-Huelva, Antonio Botello, subrayó la diferencia que marca al sector sanitario, ya que "mientras que otros trabajadores no tendrán que justificar la realización de la formación que ha de cubrir las 2,5 horas adicionales, en el caso de los empleados del SAS estarán obligados a someterlo todo al proceso de acreditación profesional que hasta el momento no ha sido muy seguido por los trabajadores".

Los trabajadores de la sanidad no pueden computar sus estudios de grado o máster

En términos semejantes se expresó el responsable de Sanidad de CSIF-Huelva, César Cercadillo. Indicó que "la Junta de Andalucía ha publicado un decreto sobre cómo han de cubrirse las 2,5 horas que han de cumplir nuevamente los empleados públicos. En ese decreto hay una serie de anexos y llama la atención el dedicado al personal del SAS, que muestra una clara discriminación". Según Cercadillo, "la formación a la que se nos quiere dirigir está destinada a cumplir una serie de objetivos dentro de ese proceso de acreditación".

En un comunicado conjunto de los tres sindicatos sanitarios se indica que la Junta "ha hurgado en la herida que sigue abierta años después de los recortes de los años de crisis".

En este sentido, desde Satse señalan que desde 2012 hay "una afrenta en el sector que sirve de excusa para hacer caja con los sanitarios", pero que "la regulación de la jornada ha sido la gota que ha colmado el vaso", máxime cuando ello deriva en problemas de organización de los servicios, recortes adicionales en retribuciones complementarias y, sobre todo, en recortes del sector sanitario.

Los sindicatos han presentado públicamente un escrito para que "cese la citada discriminación y sea retirado el documento mencionado; toda vez que se elabore uno nuevo en el que no se incluyan discriminaciones entre colectivos y no existan diferencias más allá de las que se derivan de su actividad o categoría profesional". También exigen a la Junta de Andalucía que, en cualquier caso, se admita que las actividades que pueden servir a un empleado público de los sectores de administración general e instrumental para justificar 2,5 horas semanales de trabajo, sean también de aplicación al personal del sector sanitario.

De forma más detallada, los sindicatos sanitarios aseguran que para computar las horas no presenciales en el sector, sólo hay una oferta de 17 cursos que en total suman 90 horas, "a pesar de que se deben computar un máximo de 105 horas al año", con lo que se entiende que parte de ese tiempo adicional deberá tener carácter presencial, a diferencia de otros sectores de la Administración. Además, agregan que estos estudios complementarios "no son interesantes" para el sector, que no pueden computar estudios de grado o máster como el resto de funcionarios; así como tampoco les computan las tareas de investigación.

En esta línea, todos están de acuerdo en que "no existe un catálogo de cursos ni se recoge su aplicación", que "no tienen libertad" de matricularse en otros cursos; así como que "la Administración obliga a un sistema de acreditación que se rige por gestión de competencias".

En general, no entienden que este documento se haya redactado al margen de los profesionales sanitarios y que no les hayan dado la oportunidad de hablarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios