Huelva

El permiso a Sito Miñanco y las primeras sospechas

  • Instituciones Penitenciarias comenzó a investigar hace meses las actividades en Huelva

Comentarios 2

Las primeras sospechas sobre una presunta trama de favores a presos en el centro penitenciario de Huelva apuntan a hace un año, a raíz de la estancia del narcotraficante José Ramón Prado Bugallo, más conocido como Sito Miñanco. Según informó ayer Televisión Española, la concesión de un permiso de fin de semana al conocido recluso gallego hizo saltar las alarmas en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, tras lo que se abrió una investigación que ahora comienza a dar sus frutos.

En realidad, el primer permiso carcelario para Sito Miñanco llegó el pasado mes de junio, cuando ya estaba interno en la penitenciaría gaditana de Algeciras, aunque entonces pesaron los informes favorables emitidos desde Huelva, donde estuvo anteriormente entre febrero de 2010 y mayo de 2011.

Según ha podido saber este diario, el centro penitenciario onubense, a través de su Junta de Tratamiento, emitió varios informes positivos para que Sito Miñanco lograra el permiso que su abogado buscaba desde que cumpliera en marzo de 2009 las tres cuartas partes de su condena. Estas conclusiones no fueron vistas con buenos ojos desde Instituciones Penitenciarias y, según Televisión Española, desencadenaron las primeras investigaciones por trato de favor a presos en el centro de Huelva.

El narcotraficante gallego logró un permiso de tres días el pasado 10 de junio, después de que la Audiencia Nacional autorizara su salida de la prisión de Algeciras a pesar de que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria advirtiera del riesgo de una posible fuga durante su permiso.

El informe de la Junta de Tratamiento del centro penitenciario de Huelva dio su visto bueno a su concesión por seis votos a dos, en base a su buena conducta, y envió su resolución al juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, quien a su vez pidió un informe ampliado a la Junta y a la Fiscalía antes de pronunciarse.

Tras ese punto, Castro denegó el permiso admitiendo el criterio del fiscal que destacaba que Sito Miñanco dirigía una red dedicada al narcotráfico y que había un serio riesgo de fuga. El recurso posterior ante la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acabó con la autorización por unanimidad del permiso al estimarse que el condenado reunía todos los requisitos legales para poder disfrutarlo.

Tras salir de Algeciras, Miñanco se trasladó a Huelva, donde pasó sus tres primeros días de libertad, no sin que tuviera que presentarse a diario en la comisaría de la Policía Nacional, en la avenida de Las Palmeras de la capital. Esa estancia, de la que no trascendieron detalles, alimentó las sospechas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios