Huelva

La pequeña Babel de Huelva

  • La Cafetería Bar Aqua de la capital onubense se convierte cada martes en punto de encuentro para jóvenes de diferentes nacionalidades y lenguas con motivo de un Intercambio Lingüísticol donde elegir Los idiomas que más se practican en el céntrico establecimiento onubense son el inglés, alemán, francés, turco, lituano, polaco y español.

Comentarios 4

Polacos, turcos, ingleses, franceses, lituanos, latinoamericanos, alemanes y españoles... Todos reunidos en un mismo lugar tratando de entenderse unos con otros. El Antiguo Testamento parece dedicar nuevas páginas al histórico capítulo de la Torre de Babel. Pero en esta ocasión es Huelva y no Babilonia el escenario escogido, y la Cafetería Bar Aqua la gran protagonista en lugar de aquella fastuosa edificación. Y es que este céntrico local capitalino, situado en la calle Marina, 7-9, se convierte cada martes por la noche en punto de encuentro para personas de diferentes países, nacionalidades y lenguas con motivo de un Intercambio lingüístico.

Esta iniciativa, puesta en marcha en octubre del pasado año, tiene como objetivo "favorecer una reunión de estas características", explica Manuel A. Peláez, propietario del establecimiento onubense. De este modo, "ayudamos a los onubenses a practicar lenguas extranjeras sin necesidad de viajar a ningún lugar y, al mismo tiempo, contribuimos a que los estudiantes extranjeros mejoren su nivel de español con nativos", añade.

En esta cita semanal con los idiomas, los participantes se distribuyen en mesas de 3 ó 6, en las que siempre hay una paridad entre el número de extranjeros y españoles. "Ellos mismos se organizan y practican el idioma que quieren, no obstante, nuestra idea en un futuro es plantear una primera hora en la que se hable español y, a continuación, otro idioma, según la bandera que se habilite en la mesa", apunta el dueño.

El Intercambio Lingüístico de la Cafetería Bar Aqua "convoca principalmente a jóvenes estudiantes aunque también se suman a la iniciativa parejas mayores de hasta 50 años, personas relacionadas con la enseñanza de los idiomas, que vienen a recordar o a perfeccionarlo", comenta Antonio A. Peláez. Algunos de estos encuentros han llegado a reunir hasta 80 personas hablando varios idiomas y tratando de entenderse unos con otros.

Al margen de su carácter meramente instructivo, esta iniciativa "supone una grata experiencia para todos ya que además de practicar idiomas, conocen a gente nueva echando un rato distendido en un ambiente muy agradable", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios