Huelva

La pandemia se lleva por delante al 15% de los negocios hosteleros de Huelva

  • La Asociación de Hostelería advierte de que la clausura de establecimientos irá en aumento si los Ertes no se prolongan hasta final de año

  • El cierre del ocio nocturno agrava la situación

Varias mesas y sillas de una terraza de un establecimiento hostelero onubense. Varias mesas y sillas de una terraza de un establecimiento hostelero onubense.

Varias mesas y sillas de una terraza de un establecimiento hostelero onubense. / Alberto Domínguez

Siempre se ha dicho que España es el país que más bares por habitante tiene. Hoy habría que volver a calcular esta afirmación para comprobar si es cierta del todo. La razón es el que el coronavirus se ha llevado por delante un buen número de negocios hosteleros. Hay algunos que abrieron con normalidad el pasado 13 de marzo sin saber que sería el último día que atenderían comandas. Y es que tras un confinamiento histórico y desastroso para la economía, muchos han echado unos números que no cuadraban y han tenido que echar el cierre, o que directamente no han vuelto a abrir. Cierto es que la provincia de Huelva ha sufrido menos que la media del país, donde Hostelería España pronosticaba la desaparición de un 20% de los negocios. Aquí, en el territorio onubense el porcentaje se puede quedar sobre un 15%. Esto lo cuenta a Huelva Información el Círculo Empresarial de Turismo.

Hay que tener en cuenta que a las restricciones que empezaron tras el confinamiento en el sector hostelero hay que sumar el cierre del ocio nocturno. Ningún establecimiento –bares, restaurantes, bares de copas y discotecas– puede servir nada a partir de las 00:00 y todos deben estar cerrados como muy tarde a las 01:00. El presidente de la Asociación de Hostelería de Huelva, perteneciente al Círculo Empresarial de Turismo, Antonio Ramón Macías, centró a este periódico al segmento del ocio nocturno donde “hay muchos que no han abierto” y que además son los que “más restricciones tienen”. Limitaciones que les “afecta muchísimo y los aboca casi al cierre”.

Incluso antes de que se decretara el cierre del ocio nocturno, muchos empresarios del segmento onubense ya contaron a este periódico su incertidumbre de cara al otoño, cuando las terrazas no sean una prioridad para los clientes. Que sólo se utilice el interior de los locales, con el aforo reducido y la distancia social, es una de las mayores preocupaciones del sector. Y a esto hay que sumar ahora que más allá de las 00:00 no se puede servir, una medida que no tiene fecha de caducidad hasta el momento. Además, Antonio Ramón Macías aseguró que “normalmente, los que no han abierto ahora –establecimientos hosteleros–, no van abrir”.

Hay que recordar que durante las diferentes fases de la desescalada los establecimientos de la hostelería fueron levantando las persianas muy poco a poco. Las restricciones comenzaron con la apertura únicamente de la terraza con un aforo reducido. Desaparecían las cartas, el baño cerrado en la mayoría de los casos, y el miedo que continuaba en el cuerpo de muchas personas. Muy pocos hosteleros se acogieron a estos factores y se echaron para adelante en busca de reactivar la económica.

Con el permiso de la apertura del interior del local (sin la barra) se sumaron más bares y restaurantes. Aun así las pérdidas ya eran irrecuperables después de una Semana Santa vacía y una primavera que no floreció en la facturación a cada final de mes. Ahora las restricciones siguen. Hay un aforo reducido y la distancia social se mantiene, como es lógico. Pero varios han sido los establecimientos que se han visto abocados al cierre ya que no pueden asumir no funcionar al 100%. Por otro lado, el presidente de la Asociación Provincial de Bares y Cafeterías de Huelva (Bareca), perteneciente de la Federación Onubense de Empresarios, Rafael Acevedo, señaló a Huelva Información que de sus asociados hosteleros “se han quedado algunos en el camino”. “Hay muchos que no han abierto”.

Algunos de los que están cerrados “quieren abrir pero cuando esto se regularice. Aunque esto se está empeorando”, señaló Acevedo. Esta cifra puede aumentar, según advirtió el presidente de la Asociación de Hostelería de Huelva, durante el transcurso de este mes y el que viene. Una de las razones es el final de los Ertes, que en estos momentos se encuentran activos hasta el 30 de septiembre. La obligación de recuperar a los trabajadores en su totalidad en este fecha sería inviable económicamente para muchos establecimientos. Así, “se sigue luchando para que se alarguen hasta finales de año”, explicó Antonio Ramón Macías. A bote pronto, esto supondría un aumento del paro y “no solamente en la hostelería sino de todo su alrededor”, como ocurre por ejemplo en el ámbito de los proveedores. “Hay mucha gente que todavía está en Erte”. Rafael Acevedo añadió que los empresarios hosteleros pagaron el 30% de los seguros sociales en julio. “En agosto pagamos el 50% y en septiembre el 75%. Los Ertes se deberían haber mantenido a coste cero”. En este línea, el presidente de Bareca remarcó que el autónomo y el pequeño empresario están “totalmente huérfanos”.

Con todo esto, el presidente de la Asociación de Hostelería de Huelva, aseguró que el verano ha ido “mejor de lo esperado” aunque “con cierto freno” debido a los últimos brotes que se están produciendo con lo que “la gente está un poco reticente”. De lo que no hay datos todavía, acerca del verano, es de la facturación, aunque “es menor seguro” respecto al año pasado. “A través de Hostelería España manejábamos un 40% de caída en el volumen de negocio”. Por su parte, desde la Asociación Provincial de Bares y Cafeterías de Huelva explican que “la cosa no está tan boyante como se esperaba”, aunque en la capital sí que hay ambiente “sobre todo los fines de semana”, aunque ahora hay que añadir la limitación del cierre a las 01:00, que es un obstáculo más. Pero aun así “la clientela ha caído y es normal. En todos los sectores se nota. Es un verano atípico”. Además, Acevedo apuntó que “el virus está pero se está alarmando mucho más, a lo mejor, de lo que está pasando”, centrando su visión en Huelva debido a una menor incidencia de los casos de coronavirus. “Los brotes sí están haciendo mucho daño y la gente tiene su miedo”.

Que este verano haya superado las previsiones de la Asociación de Hostelería de Huelva es debido a que “hay mucha gente que no ha veraneado fuera” y parte de esos ahorros se reparten en la provincia de Huelva. Además, Macías señaló que la gran mayoría de la clientela es local. “Han llegado turistas pero prácticamente se dejan notar poco”. Acevedo apuntó que depende de la localización el discurso hostelero es mejor o peor. Por ejemplo apunta que en Islantilla hay noticias positivas mientras que en Mazagón ha descendido la gente de fuera con respecto a otros años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios