Huelva

El onubense Iván Lozano lleva su arte a la moda

  • El artista, natural de Hinojos e instalado en Madrid, crea una portada para ‘Vogue’ avalado por una trayectoria que aúna formación, creatividad y mucho trabajo

“Si trabajas mucho, tienes la recompensa”, afirma el artista de Hinojos Iván Lozano. Tiene razones para pensarlo ya que uno los frutos de ese tesón lo recojerá en marzo y tendrá forma de revista, concretamente la prestigiosa a nivel internacional Vogue. Lozano ha sido unos de los cinco nuevos talentos elegidos, en definición de la propia revista, para crear su propia portada en el número que la publicación dedica a la creatividad.

Iván no llega a la treintena pero ha aprovechado el tiempo. Tras estudiar Bellas Artes en Sevilla recaló en Madrid para formarse en Diseño de Moda. Como explica el propio artista, “quise investigar y aplicar las Bellas Artes” a esta disciplina como un paso más dentro de su formación continua. Fue el desaparecido diseñador David Delfín, que le invitó a colaborar con él para la imagen de una de sus campañas, quien le animó a emprender esa formación complementaria.

Este creador onubense no se quedó ahí y también ha realizado un máster de diseño web. Multidisciplinar en su formación y en su obra, sigue “tocando todos los palos”, señala, porque “me gusta saber de todo y además ya casi te lo exigen para no tener a varias personas haciendo cosas diferentes”. No obstante, su atracción ha sido creciente hacia “la imagen y los elementos más visuales”. Como reflejo de esta formación multidisciplinar, Iván une los elementos en los que trabaja para tratar los temas que le interesan. En ese aspecto, trata el uso de la tecnología, “la relación virtual con el resto del mundo, el ego que implica hacerse un selfie en relación al estereotipo que utilizo en mis pinturas”.

Este espíritu inquieto colabora con una plataforma que promueve a artistas en la que trabaja como diseñador gráfico y también en aspectos relacionados con las redes sociales. Además, mantiene sus colaboraciones con artistas y con diferentes publicaciones. En paralelo, junto a un socio ha montado una agencia de casting para editoriales de moda y videoclips.

“Cada proyecto que he hecho me ha abierto más puertas”, en base a que “he trabajado mucho, eso tiene sus frutos y he tenido la suerte de trabajar con gente de mucha calidad en el sector”. La masculinidad es el tema sobre el que trabaja en su obra, algo que se refleja en la “portada soñada” que ha creado para Vogue, una pintura digital, inspirada en las antiguas, realizada con una aplicación de dibujos que imitan los trazos de la pintura real.

La figura central es un joven como objeto de deseo, una elección “acorde con mi discurso, por eso puse a un chico”, que además cuenta con su dosis de crítica “a ese estereotipo de belleza” a la vez que investiga “en los límites de género”. Iván Lozano aporta además originalidad en su elección para una primera página que en la gran mayoría de las ocasiones tiene a una mujer como protagonista.

Arte y moda de la mano de nuevo, pero se va adentrando poco a poco en la segunda, un mundo, dice, “complicado, pero el artístico lo es más aún”. La moda, prosigue, “es más activa, evoluciona más rápido y apuesta más por los jóvenes”. Por contra, considera que en el arte hay una dependencia de las exposiciones “y de con quién te codees”.

A Iván le gustan las marcas “creativas en todas las disciplinas, en la escenografía, en los castings y en sus campañas” y en ese sentido admira a diseñadores como Raf Simons –que posee ya su propia marca después de trabajar para Dior, Calvin Klein y Prada–, y Jonathan Anderson –director creativo de Loewe– porque “además de que su ropa es increíble crean un mundo suyo, son muy identificativos y ese es el estilo que voy buscando”.

Iván ya ha hecho realidad la portada soñada para Vogue, quizá en un futuro logre desarrollar su carrera junto a estos ases de la moda a los que tanto admira.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios