Mercado Mobiliario

Los constructores denuncian que el coste reduce al mínimo el beneficio

  • AECO señala que la baja rentabilidad” provoca que solo haya “pequeñas o medianas promociones”

Varios obreros trabajan en la urbanización de un núcleo residencial de la constructora Bekinsa en Marismas del Polvorín. Varios obreros trabajan en la urbanización de un núcleo residencial de la constructora Bekinsa en Marismas del Polvorín.

Varios obreros trabajan en la urbanización de un núcleo residencial de la constructora Bekinsa en Marismas del Polvorín. / Canterla (Huelva)

El coste medio del metro cuadrado en Huelva genera “una profunda preocupación” para los constructores onubenses. Javier Mateo, presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción (AECO), denuncia que detrás del bajo precio de la vivienda en Huelva se encuentra “un serio problema para los empresarios de la construcción”. Mateo explica que la suma del precio del suelo, más los materiales, la mano de obra y todo los gastos administrativos y burocráticos que tiene una promoción provocan que “prácticamente estemos vendiendo a precio de coste sino por por debajo en alguna ocasión”.

Huelva es la única ciudad costera entre las capitales con el metro cuadrado más bajo de España. No es ninguna casualidad. AECO denuncia que “todo responde a los problemas que tiene la provincia, con una carencia de infraestructuras enorme que impide la llegada de turistas con mayor poder adquisitivo y desarrollar la costa como zona de segunda residencia más allá del mercado local, que actualmente es el que domina la construcción onubense”. Esta ausencia de mercado provoca que “no existen grandes promociones en marcha, sino pequeñas o medianas en las que se construye en base a demanda y a veces hasta de forma ralentizada para garantizar la venta”. Actualmente, “no tenemos zonas de desarrollo inmobiliario en Huelva salvo promociones concretas, edificios que se rehabilitan y zonas contadas en el centro” porque “el mercado onubense no es capaz de absolver más”. La consecuencia de ello es que “tenemos que acotar los precios hasta el límite”. Un mejor desarrollo turístico, por ejemplo, permitiría “fomentar la segunda vivienda, con la repercusión que tendría en puestos de trabajo para todos los onubenses o para las propias administraciones por la recaudación”.

Esta dificultad del mercado de la construcción “refleja la propia realidad socioeconómica de la provincia”. Si la bolsa inmobiliaria se reduce en su gran mayoría al comprador onubense. AECO reclama “un compromiso real” por el desarrollo de la provincia mediante “la puesta en marcha del aeropuerto, la mejora de las conexiones por tren o las carreteras” porque “si llega gente, llega dinero”.

Los constructores denuncian además que “el desarrollo sostenible del que tanto se habla” debe serlo “también económicamente”, pues “si no hay desarrollo para la provincia y su economía difícil futuro nos espera”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios